Rafael Barbadillo: «Los autobuses somos el transporte colectivo que más viajeros mueve, seguros y sin apenas contagios»

Rafael Barbadillo, Presidente de CONFEBUS (Confederación Española de Transportes en Autobús), entrevistado hoy viernes en ‘MIRADAS VIAJERAS TV’ (Negocios TV, Canal 125 de Movistar +)

 

¿Qué supone el transporte terrestre colectivo para vertebrar la movilidad en España? ¿Cómo le ha afectado esta pandemia? ¿Qué ayudas demanda para poder salir adelante? ¿Cuáles son sus principales retos, de presente y futuro? Todos estos, y otros temas del sector, han sido abordados esta mañana por Rafael Barbadillo, Presidente de CONFEBUS (Confederación Española de Transportes en Autobús), en Miradas Viajeras TV. Entrevistado en el Hotel Only You Atocha, de Madrid, Barbadillo ha contestado a las preguntas de Fernando Valmaseda sobre un sector que aglutina a 3.200 empresas, factura 5.900 millones de euros anuales y da empleo a más de 95.000 personas. “Vamos a jugar un papel determinante en lo que es la movilidad territorial y lo hacemos de forma segura”. Y añade: “El autobús siempre está ahí cuando lo necesitas”

 

Los autobuses, como transporte colectivo, están muy presentes en nuestra vida diaria: líneas regulares, escolares, bodas, celebraciones, eventos MICE, desplazamientos de equipos deportivos… Y aunque están vinculados, por esencia, al Ministerio de Transporte, también tienen una gran incidencia en el turismo. “Unimos diariamente 8.000 poblaciones y recorremos 75.000 kilómetros, lo que permite garantizar y vertebrar el territorio español”, afirma Rafael Barbadillo, presidente de CONFEBUS, la Confederación Española de Transportes en Autobús. “Somos la patronal de los autobuses, organización empresarial donde están representadas todas las actividades de los autobuses, con 3.200 empresas asociadas y 30 organizaciones territoriales repartidas por toda España que dan servicio a cada zona”.

 

Barbadillo afirma que “quitando el vehículo privado, somos el transporte colectivo que más viajeros mueve en España, con diferencia. Dos de cada tres viajeros que se desplazan por nuestro país lo hacen en autobús, lo que pone de manifiesto la gran importancia de nuestro sector para vertebrar el territorio… aunque muchas veces esto es obviado por las administraciones y no merece la atención que precisa nuestra actividad”. Un sector que, sin embargo, es líder en Europa: Nuestra flota de autobuses es la más moderna de la Unión Europea gracias a que somos un país turístico y poseemos un sistema basado en concesiones que permite una renovación constante de la flota. Invertimos más de 600 millones de euros anuales en esta renovación y, además, tenemos un sector carrocero de gran nivel mundial. Todo ello hace que configuremos una industria de transporte en la que España es puntera”.

 

Como el resto de sectores, el del transporte colectivo terrestre se ha visto fuertemente dañado por la pandemia. “Cuando todo empezó, hace un año, no pensábamos que iba a durar tanto. Una situación complicadísima para muchas empresas de nuestro sector que no han facturado practicamente nada debida a una caída de viajeros del 60% en general y del 85% en larga distancia. Estamos en una situación de supervivencia, con dramas personales de familias que han vivido varias generaciones de lo que es el transporte terrestre”. Y para salir adelante necesitan que el Gobierno tome medidas mucho más drásticas que hasta ahora: “Los Ertes y los Icos estaban muy bien al principio pero la situación se ha prolongado tanto que esas ayudas han quedado muy cortas. Hacen falta medidas más duras para que las empresas sobrevivan y que, cuando la actividad arranque, estemos ahí para poder dar servicio a las personas que estamos deseando que vuelvan a España”.

 

Entre estas medidas tan necesarias, Barbadillo apunta a las moratorias de los leasing que se ampliaron de 6 a 9 meses “pero sería ideal llevarlos a un período superior de 12 o 18 meses. Y necesitamos ayudas directas para financiar los costes que supondrán las salidas; es decir, cuando esto termine va a haber que comprar gasoil para dar servicio, dar de alta los seguros de los vehículos, sacar a los trabajadores de los ERTE… En definitiva, necesitamos recursos financieros para reanudar nuestra actividad, que es esencial para dar acceso a los servicios del estado del bienestar: trabajo, educación, sanidad. Hemos recibido algunas ayudas directas pero han sido más bien compensaciones por nuestras obligaciones de servicio público, pues hay personas que necesitan desplazarse. Pero con una demanda tan mínima es inviable porque no son rentables; de ahí estas compensaciones”.

 

Para el Presidente de CONFEBUS los mensajes negativos de los representantes públicos han generado miedo a viajar y afirma que “nuestro transporte es absolutamente seguro. Las cifras de contagio son mínimas, prácticamente cero, no solo en los viajeros sino también en nuestros conductores, que apenas se han contagiado. Haciendo uso de todas las medidas y recomendaciones sanitarias, es seguro. La caída de viajeros ha llegado por restringir la movilidad, porque están confinados muchos municipios; pero éramos un sector viable y lo vamos a volver a ser. Porque donde llega el autobús no llega ningún otro medio de transporte. Somos fundamentales para el turismo regional, el rural y, en definitiva, para el desarrollo de la actividad turística; sin transporte no hay turismo”.

 

Rafael Barbadillo ha hecho mención al Plan de Reconstrucción que “elaboramos el pasado verano y presentamos en septiembre para que muchas de las medidas que pedimos queden reflejadas en el plan del Gobierno español y que se ajustan a lo que demanda Europa”. En este sentido, explica que la descarbonización del transporte supondrá una transformación ecológica importante, y estamos haciendo investigaciones en temas de hidrógeno, haciendo pruebas con vehículos autónomos. Los fondos europeos tienen que ayudarnos a los retos que debemos afrontar con el cambio de tecnología en los motores de cara a la renovación de flotas. Entre un vehículo actual de gasoil y uno eléctrico el precio es el doble. Si las ayudas no van en la línea de compensar esta diferencia difilcilmente se podrá hacer”. Y ha hecho también alusión al Plan Estratégico de competitividad basada en la sostenibilidad del transporte presentado por la comisaria alemana: “Hay países que han establecido ayudas directas para el sector que tenemos recogidas en un documento que hemos facilitado al Gobierno para que vea lo que se está haciendo en otros países. Los fondos europeos son los que nos permitirán dar el salto para afrontar los retos del transporte: la modernización y la descarbonización”.

 

Precisamente esta reconstrucción, la unidad y la estrategia son los tres pilares fundamentales sobre los que se asienta el proyecto actual de CONFEBUS. “La unidad es fundamental porque nos permite tener una interlocución fuerte y mejor con el Gobierno y la estrategia ha sido este Plan de Recuperación, enfocado en la transformación ecológica, la digitalización y también en la formación, porque hemos de adaptar los perfiles de personal que tenemos a este importante cambio tecnológico: un vehículo eléctrico no se conduce igual que uno de gasoil, ni las reparaciones o el mantenimiento son los mismos”.

 

La pandemia afecta también al cambio de mentalidad del viajero, que requerirá mayor seguridad a la hora de viajar. En este sentido, Barbadillo afirma que “todos los protocolos sanitarios han sido avalados por empresas de certificación para que el viajero se sienta seguro. Se ha invertido mucho dinero en ellos; hemos hecho los deberes. Y también hemos escuchado al viajero y sus necesidades con nuestros cuestionarios de valoración del servicio. Otro de los grandes retos del transporte terrestre es la digitalización. “Es fundamental porque el transporte se ha convertido en un sector de tecnología punta y el vehículo autónomo va muy unido a la digitalización”. También ha explicado el Presidente de CONFEBUS que “trabajamos en un tema muy importante como es la intermodalidad para que el tren, el avión y los autobuses estemos interconectados y que el pasajero pueda sacar su billete origen-destino con independencia del medio de transporte que utilice y pueda saber el precio final como el tiempo invertido; llevar en un billete todo el trayecto”.

 

Rafael Barbadillo también ha extraído una conclusión de esta pandemia: “Que somos un sector esencial. Durante el confinamiento, de las pocas actividades que estaban en la calle dando servicio era el transporte en autobús. Y eso, pese al miedo porque desconocíamos cómo se producía la propagación del virus. Pero nuestros profesionales han dado servicio. Somos un sector resistente y vamos a volver a estar ahí, dando lo mejor de nosotros cuando la actividad se recupere”.

 

Please follow and like us:
0

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.