11 pistas para una ‘Ruta Histórico-Industrial’ en León

 

Esta interesante Ruta será presentada en el marco de FITUR 2022, el jueves 20 de enero, a las 13:00h, en el Stand de la Junta de Castilla y León ubicado en el Pabellón 9 de IFEMA

 

La provincia de León es naturaleza en estado puro –con joyas como Las Médulas o los Ancares– pero atesora, paralelamente, un patrimonio industrial de primer nivel que ha dejado profunda huella en su historia, vinculada a la minería, la siderurgia o el ferrocarril. ¿Cómo descubrirlo y admirarlo? A través de ‘Del gris al negro, Ruta Histórico-Industrial en León’, periplo circular con inicio y fin en León que propone un apasionante viaje en el tiempo. Museos, pozos y poblados mineros, explotaciones auríferas, estaciones férreas… son las mejores huellas de una tierra con carácter y de un pasado que vale la pena conocer, diseminado por localidades como Cistierra, Sabero, Villablino, Fabero, Villafranca del Bierzo, Ponferrada o Brañuelas. Estas son las 11 pistas para sumergirse en él y disfrutarlo, en cualquier época del año. ¿Preparados?

 

No hace falta cruzar el mundo para realizar una gran ruta; de esas que dejan un recuerdo inolvidable en quienes la emprenden. Porque hay rutas que son verdaderas experiencias emocionales que llegan hasta lo más profundo del corazón. Y el mundo espera al visitante mucho más cerca de lo que este imagina: En León. De este a oeste, la provincia leonesa es un auténtico lienzo de colores en el que las mejores historias se escriben en tonos negros y grises. Un mundo de metales, minería e industria donde del negro nace la luz más brillante… y del gris, el poder y la fuerza. Estas son las 11 escalas de la Ruta Histórico-Industrial en León; del gris al negro…

 

1– León: Estación del Norte… y Estación de Matallana. La capital provincial es el punto de inicio y también el final de esta Ruta circular. Y ningún arranque mejor que visitar la Estación del Norte, que data de 1863 y, durante años, fue la principal de la cuidad. De arquitectura impresionante, con elementos del llamado «secesionismo» vienés, destaca por su majestuosa marquesina de acero roblonado que cubre los andenes, con todas sus piezas unidas con remaches, sin un solo tornillo, como la torre Eiffel parisina. Sin duda, una de las más bellas de España. Cerrada al tránsito ferroviario en 2011, desde 2017 ha sido remodelada para acoger de nuevo servicios. Otra visita obligada es la Estación de Matallana (o del Hullero). Esta estación tiene su origen en la línea ferroviaria de línea estrecha que conectaba las cuencas de carbón leonesas con las acerías del País Vasco desde 1894. En la construcción del ramal de ferrocarril que unió la capital con La Robla, en 1923, tiene su origen esta estación, iniciándose desde ese momento el transporte de pasajeros de León a Bilbao.

 

          2– Cistierna: Museo del Ferroviario. Situado en la montaña oriental leonesa, la historia de este pueblo cambió en 1894 al inaugurarse la línea férrea que unía La Robla con Balmaseda, convirtiendo su estación en un importante núcleo ferroviario. De ello da fe este museo ubicado en el antiguo economato del ferrocarril, que cuenta con tres salas. La primera muestra un interesante conjunto de objetos: gorras, ollas ferroviarias, briquetas, recreación de la oficina del Jefe de estación… La segunda es una sala de audiovisuales, con fotos y una proyección sobre los más de 100 años de vida del Ferrocarril Hullero. Y la tercera, un taller que cobija antigua maquinaria. https://bit.ly/3qWSnNm

 

 

3– Sabero: Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León. Ubicado en el valle del mismo nombre, este pueblo leonés cobija como gran joya patrimonial este museo que es una auténtica ‘Catedral del Hierro’, en lo que fue la Ferrería de San Blas: una imponente nave de ladrillo que albergó la lonja que hizo posible la primera industria siderúrgica de España, en 1846. El museo consta de diversas áreas, entre ellas la de las materias primas y el Alto Horno de Cok, de 16 m de altura y 2,24 m de diámetro. https://bit.ly/3nxZV8z . En Sabero también pueden visitarse dos pozos: La Herrera I (1912) y La Herrera II o ‘Pozo Sotillos’ (1945), con su emblemático ‘castillete’, que funcionó hasta 1991.

 

        4– La Pola de Gordón (Ciñera): Pozo Ibarra. Esta localidad de la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga presume de un conjunto industrial en torno a este pozo (inaugurado en 1930 y en uso hasta 1997) que destaca por su ‘castillete’ y el ascensor de bajada a la mina; una estructura de hierro característica del siglo XIX que le otorga singularidad arquitectónica. La torre, de 31,5 m, está compuesta por cuatro columnas divididas en siete tramos. https://bit.ly/3Fc10Zw

 

5– Villablino: Ponfeblino y Pozo María. Situado en la comarca leonesa de Laciana, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO, este pueblo ofrece al visitante descubrir un tren minero histórico, Ponfeblino, que unía esta localidad con la de Ponferrada. Y también atesora una importante huella patrimonial minera, el Pozo María (en proceso de rehabilitación), como memoria histórica del pasado carbonífero.

 

          6– Fabero: Pozo Julia. Esta pequeña localidad de la comarca de El Bierzo tiene como huella de su pasado minero este pozo vertical construido en 1947 y cerrado en 1991, que suposo la primera implantación en España del sistema de arranque mediante cepillo (maquinaria moderna de avanzada tecnología). El pozo constaba de un ‘castillete’ de tres plantas y alcanzaba los 275 m de profundidad, en torno al cual articula un espacio museístico con un recorrido por 14 zonas bien señalizadas, entre ellas: la lampistería, el vestuario de los mineros, las duchas, la zona de vigilantes, la de compresores, la de máquinas el lavadero, el barrenista o la mina. https://bit.ly/3r7pnCH

 

          7– Villafranca del Bierzo: Real Fábrica de Hierro. Conocida como la ‘Pequeña Compostela’, la capital de esta histórica comarca atesora, en un paisaje excepcional de singular belleza, los restos de lo que fue la Real Fábrica de Hierro. Construida entre 1805 y 1808, las instalaciones surtieron de metal, durante años, a las fábricas de armamento de Asturias. Con la irrupción de las tropas napoleónicas en Villafranca del Bierzo (4 de enero de 1809) la fábrica fue saqueada y quedó inutilizada. Hoy día se pueden visitar las antiguas instalaciones, ubicadas muy cerca de las minas romanas de oro de La Leitosa.

 

8– Corullón: Poblado Minero de La Piela. Otra pequeña localidad de la comarca de El Bierzo cuyo legado de su pasado minero es un poblado construido en 1952, a los pies de la Peña del Seo, para la extracción del wolframio (conocido como ‘oro negro’) en una mina ubicada unos metros más arriba de este asentamiento. La mina cerró en 1958 pero este poblado es de gran valor patrimonial.

 

9– Toral de los Vados: Museo del Ferrocarril. Sin dejar El Bierzo, esta pequeña localidad estrenó en 2011 un Centro de Interpretación del Ferrocarril –en su estación– que refleja la importancia de la llegada del tren a la comarca desde finales del siglo XIX. Consta de tres plantas –con varias maquetas a escala y asientos de distintas épocas y clases en la zona de audiovisuales– que suponen un repaso a la historia de este medio de transporte que en 1885 vio cómo pasaban por la localidad tres trenes: uno Mixto (viajeros y mercancías), un Correo (hasta León capital) y un Expreso. Por sus vías también transitaron míticas locomotoras de vapor como Mikado, Mastodonte, Santa Fe o Pacífic. Un centenario ferrocarril de 9 km unía Toral de los Vados con Villafranca del Bierzo.

        10– Ponferrada: Museos del Ferrocarril y de la Energía. Esta localidad, capital de El Bierzo, también atrae al visitante por su pasado industrial. De él da fe el Museo del Ferrocarril (https://bit.ly/34wbRAN), en la antigua estación de vía estrecha Ponferrada-Villablino. Lo más destacado es su colección de locomotoras, como la English Electric 7766 o la Mikado 141-F-2346, declaradas Bien de Interés Cultural. Otro importante espacio es La Fábrica de Luz -Museo de la Energía (https://bit.ly/31HCgdU), ubicado en la antigua central térmica de la Minero Siderúrgica de Ponferrada, que funcionó entre 1920 y 1971. En él muestran cómo se producía la electricidad a partir del carbón a principios del pasado siglo, que fue el motor de cambio del territorio y de sus habitantes. Y como guinda, una visita a la Herrería de Compludo (https://bit.ly/3f7pLLE), de la que se conservan la parte del mazo, movido por una rueda hidráulica, y la fragua, fieles huellas de la actividad siderúrgica en la Edad Media.

 

11– Brañuelas: Museo del Ferrocarril. Esta localidad de La Cepeda atesora también un museo ferroviario que pone en valor la importancia que tuvo para su desarrollo minero. En él se exponen piezas que van desgranando los diferentes oficios vinculados al ferrocarril y una llamativa maqueta ferroviaria de 12 m2. https://bit.ly/31LgGW0

 

http://www.turisleon.com/es/

Castelló propone un 2022 con ‘mucho por compartir’

 

La capital de la Plana estará presente en FITUR (Pabellón 7 – Comunidad Valenciana) donde presentará sus grandes eventos y atractivos patrimoniales

 

Cuando un destino tiene mucha gastronomía, mucha cultura, mucha montaña y mucho mar, lo normal es querer compartirlo. Y esto es precisamente lo que pretende Castelló en 2022: compartir sus encantos, diversión y múltiples experiencias para que el visitante se sienta como en casa y solo se preocupe de disfrutar de lo que más le apetezca; tanto si viene buscando naturaleza, relax, buena cocina o cultura. Un referente mediterráneo en el que participar de grandes eventos como ‘Escala a Castelló’ -¡este año con 10 navíos históricos!– o las Fiestas de la Magdalena –muy controladas y seguras–; atractivos patrimoniales como su Ruta de la Cerámica… y todo lo que las familias puedan desear, en cualquier época del año. Porque Castelló lo quiere compartir todo.

 

 

Tras dos años difíciles para el turismo, arranca un 2022 en el que recuperar la ilusión por viajar, de forma segura pero con ganas de vivir, de sentir, de experimentar. Llega el momento de pensar en dónde ir un semana, un ‘puente’ o unas vacaciones, para romper por unos días la monotonía de nuestra vida cotidiana. Y FITUR, la gran Feria Internacional de Turismo –una de las más importantes del mundo– es el escaparate perfecto para ir cogiendo ideas, sensaciones; para ir planificando el lugar ideal donde compartir unos días en familia, en pareja o con amigos. Castelló se ha estado preparando a conciencia para recibirlos, con la calidez y hospitalidad que caracteriza a sus gentes… ¡y con mucho por compartir!

 

Porque Castelló es una ciudad con mucho encanto, donde quienes buscan una relajante escapada podrán disfrutar del Festival ‘Origen’, atardeceres de música y patrimonio natural junto al lago del parque Ribalta; o, en verano, del ciclo de autores ‘Novela, Historia y Playa’…

 

 

Porque Castelló ofrece mucha diversión, como la de compartir una atractiva caminata visitando el Parque Natural de la Magdalena donde está el Castell Vell (lugar donde se gestó la ciudad antes de su traslado en el siglo XIII al llano, a la plana); o tomar aire para sumergirse en el túnel del tiempo por la escalera de caracol -188 peldaños– que conduce a lo alto de El Fadrí, su torre-campanario medieval de 58 metros…

 

 

Porque Castelló propone múltiples experiencias: por tierra –descender a lo más profundo de su Refugio Antiaéreo–; por mar –deportes acuáticos en sus 4 kms de costa repartidos en tres playas, Del Pinar, Gurugú o Serradal–; ¡y por aire!, como saltos en paracaídas o vuelos en avioneta. También disfrutar de veladas musicales como ‘Nits a la Ermita de la Magdalena’… o degustar ese ‘arrocito de Castelló’ que polarizó El Último de la Fila en una de sus mejores canciones…

 

 

Un variado cóctel de emociones que fusiona sol, mar y montaña para disfrutar durante todo el año. Con citas puntuales que son toda una tentación para el viajero, como las Fiestas de la Magdalena (del 19 al 27 de marzo), las más importantes de la ciudad, que este año se adaptarán a todas las medidas sanitarias que garanticen la seguridad de los asistentes. O ‘Escala a Castelló’, que en su 5ª edición (del 21 al 25 de abril) batirá su récord de navíos participantes, con 10 embarcaciones históricas ancladas en el distrito marítimo del Grau, como espectacular icono de su gran Fiesta del Mar. ¿Preparados para compartir todo esto en Castelló?

 

 

Planifica tu escapada a Castelló en: https://www.castellonturismo.com

Formentera apuesta por la seguridad y la sostenibilidad en 2022

Así lo expondrá Alejandra Ferrer, Consellera de Turismo de Formentera, en el marco de FITUR, el jueves 20 de enero, a las 11:00 h, en la presentación conjunta de los cuatro Consells Insulares de las Islas Baleares (Pabellón 7)

 

La menor de las Pitiusas afronta 2022 bajo dos innegociables premisas que son las que le han permitido –en pleno siglo XXI– seguir siendo ‘el último paraíso del Mediterráneo’: la seguridad y la sostenibilidad. La primera es fundamental, en tiempos marcados por la pandemia, para garantizar lo que más ansía el turista a la hora de viajar. La segunda, una apuesta que la isla balear lleva en práctica desde hace más de una década para hacer compatible el turismo con la protección medioambiental y la calidad de vida. Y lo ha logrado con proyectos como ‘Formentera.eco’ –para regular y reducir la entrada de vehículos–, los puntos de recarga para coches eléctricos o el ‘Save Posidonia Project’, con el que protege su preciado tesoro submarino: la Posidonia oceánica. Porque la salvaje belleza que fascina a quienes la visitan cada año se mantiene inalterable gracias a que Formentera es ‘segura y sostenible’.

 

Sentido y sensibilidad. Más allá de sus connotaciones cinematográficas, ambos conceptos sirven para definir a la perfección por qué Formentera ha sabido mantener (casi) intacta su principal seña de identidad: naturaleza en estado puro. La menor de las Pitiusas es así de salvaje, tranquila y serena porque ha apostado por la sostenibilidad como factor clave para mantener ese equilibrio natural y emocional que cautiva al visitante. Por eso el 80% de su superficie –de unos 84 km2– está protegido.

 

 

El conocido como ‘último paraíso del Mediterráneo’ es también un auténtico ‘laboratorio de sostenibilidad’ ya que, debido a sus dimensiones, es factible poner en práctica proyectos que apuestan por la sostenibilidad. Y no solo medioambiental, sino también económica, social y cultural. Proyectos que, una vez probada allí su validez y efectividad, pueden ser transladados a otros destinos turísticos. Por eso en este 2022 ampliará los períodos en los que estará operativo el ‘Formentera.eco’, bajando por vez primera de 20.000 el número de vehículos permitidos en temporada alta y seguirá potenciando los puntos de recarga para coches eléctricos. También mantendrá otro de sus grandes proyectos, el Save Posidonia Proyect, que propone apadrinar su gran tesoro submarino, la Posidonia oceánica, el ser vivo más longevo de la Tierra y que oxigena sus aguas, dotándolas de ese único e inconfundible color ‘Azul Formentera’.

A destacar también que su apuesta por el turismo activo de naturaleza –gracias a sus 130 kms de rutas verdes divididos en 32 itinearios– fue especialmente tentadora para las amantes del cicloturismo como lo prueba que el pasado año creció en un 70% la presencia de ciclistas. O que su Ruta Birding, por el Camí des Brolls –senda de 4,4 kms que recorre el perímetro del Estany Pudent– tiene gran aceptación entre los amantes del turismo ‘slow’, posibilitando relajados paseos al compás de la celestial sinfonía de las aves.

 

 

Pero disfrutar de este paraíso sería inviable si no garantizara algo que –en tiempos de pandemia como los que vivimos desde hace un par de años– es absolutamente prioritario para el viajero: la seguridad. Ser conscientes que la escasa masificación, los espacios abiertos y los protocolos y medidas sanitarias que se van adoptando en función de la evolución de la pandemia son la mejor garantía de una estancia segura… en un paraíso sostenible.

 

Más información en: https://www.formentera.es

Las claves turísticas de Menorca, protagonista en FITUR 2022

 

Ubicada en el Pabellón 7 (stand 7B08), la isla balear hará 8 presentaciones y será Destino Colaborador en FITURTECHY, participando en sus cuatro foros

 

‘Por los pequeños placeres’, esta es la esencia de la gran apuesta de Menorca para este 2022 como un destino a disfrutar durante todo el año. Y así la trasladará a los amantes del turismo en el marco de FITUR, donde también cobrarán protagonismo sus grandes municipios, como Maó, Ciutadella, Es Castell, Sant Lluis y Alaior, mostrando sus tentaciones viajeras. Pero, además, la isla balear tendrá un destacado papel en FITURTECHY, la sección dedicada a la innovación y la sostenibilidad turísticas, con ponencias y presentaciones en sus 4 foros: Destino, Sostenibilidad, Negocio y Futuro. Menorca dejará huella este 2022.

 

 

    Menorca ha arrancado con fuerza y optimismo un 2022 muy especial, en el que consolidará su posición como referente culinario internacional al ejercer el mandato de Región Europea de Gastronomía… además de aspirar a que su cultura talayótica sea reconocida –este mismo año– como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Ambos atractivos –gastronomía y cultura– serán el eje angular de ‘Por los pequeños placeres’, el leit motiv de la campaña turística menorquina para este año, que presentará en FITUR la propia presidenta del Consell Insular, Susana Mora (jueves 20 de enero, a las 11:00 h, en el stand de Islas Baleares, Pabellón 9). Una isla que apuesta por el turismo slow, tranquila y segura, con espacios abiertos y, además, Reserva de Biosfera desde hace casi tres décadas. Un destino con un privilegiada climatología para ser disfrutado en cualquier época del año.

 

 

Pero, además de la anterior, Menorca realizará otras 5 presentaciones justo el día antes (miércoles 19 de enero, a partir de las 16.00). Serán las de sus grandes municipios, que mostrarán sus principales tentaciones de cara al visitante. Maó, su gran apuesta por el arte (como demostró la inauguración el pasado año de la galería Hauser & Wirth, en la isla del Rey) o la Feria del Queso Mahón-Menorca, dentro de los actos de Menorca, Región Europea de Gastronomía. Ciutadella, su programa de ocio familiar ‘Enjoy Ciutadella’, con 80 actividades gratuitas, del 14 de julio al 31 de octubre. Es Castell, ‘Donde nace el día’ (en alusión a Calesfonts, primer lugar de España donde amanece); una localidad que el pasado año celebró el 250 aniversario de su fundación y con atractivos patrimoniales como Fort Marlborough, el castillo de Sant Felip, el Llatzeret o los antiguos cuarteles militares de s’Esplanada. Sant Lluís, su apuesta por la cultura sostenible. Y Alaior, su Centro de Arte Contemporáneo –LÔAC– como inmejorable plataforma de proyección exterior y notable reclamo turístico.

 

El propio miércoles 19 de enero habrá dos nuevas presentaciones menorquinas. A las 16:30, el conseller de Medi Ambient del Consell Insular de Menorca, Josep Juaneda, ofrecerá una ponencia sobre el ‘Camí de Cavalls’ en el marco de las presentaciones dedicadas a caminos naturales, organizadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en su stand de FITUR. Y a las 18:00 h, en el stand de Islas Baleares, la presentación de la candidatura de ‘Menorca Talayótica’ a cargo de Miquel Àngel Maria Ballester, Vicepresidente i Conseller de Cultura del Consell Insular de Menorca; y de Cipriano Marín Cabrera, Coordinador de esta candidatura a Patrimonio Mundial por la UNESCO.

 

Gran protagonismo de Menorca en FITURTECHY

 

La fuerte apuesta de la isla balear por la innovación y la sostenibilidad turística será puesta en valor en esta sección de FITUR en la que, este año, Menorca será Destino Colaborador. A través de eventos en formato de ponencias y presentaciones, la isla dará a conocer las experiencias e iniciativas que se han ido desarrollando allí en este campo en los últimos años, así como los proyectos de futuro orientados a la mejora de la calidad del destino y de la oferta dirigida a los viajeros.

 

Esta presencia activa de Menorca en FITURTECHY se traducirá en sus 4 foros:

 

         #techYdestino. En este se abordará el renovado interés y la necesidad por viajar… con los nuevos requisitos para ello. Cristina Lozano, de Cristine Bedfor Guest Houses (https://cristinebedforhotel.com/en), tomará parte en Propuestas turísticas sostenibles para satisfacer al viajero experimentado (miércoles 19, 12:00 a 12:40 h). Y Álex Villeyra, COO Mabrian (https://mabrian.com/es/en), en Travel Intelligence: Datos en tiempo real y previsiones futuras, elementos clave para la toma de decisiones estratégicas. (jueves 20, 13:00 a 13:30 h)

 

         #techYsostenibilidad. Foro que abordará la aplicación de la tecnología adecuada y la innovación para una mejor gestión de los recursos y el cuidado del medio ambiente. Susana Mora, Presidenta del Consell Insular de Menorca, participará en la apertura del mismo (miércoles 19, 12:00 h), junto con el secretario de estado de Turismo, Fernando Valdés, y Javier García Cuenca, Presidente de ITH. Y posteriormente (12:45 h), en Menorca, compromiso sostenible, junto con Alba Carbonell, Cofundadora de 0Plastic (https://www.0plastic.es/). A mediodía (13:15) Josep Pastrana, Conseller de Economia i Territori del Consell Insular participará en el debate El equilibrio entre lo social, lo económico y lo medioambiental. ¿Qué es realmente un destino sostenible?.

 

        #techYNegocio. Abordará la adaptación a la nueva realidad desde el punto de vista empresarial turístico, con la digitalización y la planificación estratética como grandes ejes. En este foro, Laura Ruiz, Directora Insular de Promoción Turístia de Menorca y Fondos Europeos será la encargada de la introducción a la jornada del jueves 20 (11:00 a 11:20 h), en la que se abordarán debates como Inteligencia artificial como acelerador de la hipersonorización de los viajes, Digitalización e inteligencia de los datos para aumentar la productividad, Experiencia del cliente: Hora de reinventarse, Nuevos modelos de intermediación o Los pilares que soportan una estrategia de Revenue.

 

          #techyFuturo. Contará con el Diálogo Menorca: innovación natural, moderado por David Baret, periodista económico, y las intervenciones de: Anna Truyol, Founder Artchimboldi (https://www.artchimboldi.com), Carlos Cendra, Director de Ventas y Marketing Mabrian (https://mabrian.com/es) y Álex Alguacil, Director de Lago Resort Menorca (https://www.lagoresortmenorca.com/es). Será el jueves 20 de enero (13:20 h).

Más información del destino en: www.menorca.es

Un viaje emocional al subsuelo de Aranda de Duero a través de sus bodegas

La capital de la Ribera alberga allí 135 bodegas, algunas de las cuales pueden visitarse. Un auténtico ‘tesoro arquitectónico’ que da singularidad a esta localidad burgalesa

 

Aranda de Duero no solo cautiva al visitante por lo que ve en su centro histórico medieval. Bajo tierra, hay otra Aranda sorprendente: la de sus bodegas subterráneas. 7 km de galerías excavadas entre los siglos XII y XVIII, a una profundidad de 10-12 metros. Allí, en paz y silencio absoluto, se iba gestando ese ‘oro líquido’ nacido de sus cepas que dio origen a unos de los vinos más prestigiosos del mundo: los de la DO Ribera del Duero. Bajar hasta alguna de ellas –en especial la Bodega de las Ánimas, que forma parte del Centro de Interpretación del Vino– es sentir el palpitar de una tierra de vino. Y al volver a la superficie, nada como dar un capricho al paladar degustando el sabroso Lechazo Asado, maridado con esos propios vinos. ¡Buen provecho!

 

 

La historia de Aranda de Duero está marcada por el cultivo de la vid y profundamente enraizada con el producto de la misma: el vino. Tanto es así que durante la Edad Media casi cada familia poseía una bodega bajo su hogar, que le permitía almacenar su producción vinícola en cubas que prácticamente ocupaban el espacio de las naves. El horadado subsuelo arandino contaba con casi 7 km de túneles o galerías, construidas con arco de medio punto resuelto en piedra de sillería para proteger las bóvedas. Y gracias a las zarceras (respiraderos de ventilación) se lograba mantener unas condiciones de temperatura y humedad constantes a lo largo de todo el año, independientemente de la climatología exterior. Un entramado de bodegas –de las que actualmente se conservan 135– que en 2015 obtuvo la calificación de Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de ‘Conjunto Etnológico’.

 

Descender –entre 10 y 12 metros– a cualquiera de ellas, en mágica penumbra, es como emprender un emocional viaje al centro de la tierra; hasta el mismísimo corazón arandino. Pero también es admirar el esfuerzo y la tenacidad de unas gentes que, con sus propias manos, construyeron esos habitáculos en los que, con mimo y paciencia, se iban gestando sus vinos.

 

Para poner en valor esta gran seña de identidad de Aranda de Duero se creo el Centro de Interpretación de la Arquitectura del Vino (CIAVIN), situado en un edificio del siglo XVIII, en plaza Mayor. Y formando parte del mismo, la Bodega de las Ánimas (calle Santa María, frente a la iglesia), concebida como un espacio museístico en el que, a través de la recreación de diferentes escenas y los aperos de labranza, ayuda a comprender y valorar el trabajo realizado en otras épocas para la elaboración y producción de vino.

 

  Otras bodegas subterráneas que pueden visitarse

 

La Bodega Histórica Don Carlos (calle Isilla, 1), cuyo origen se remonta a finales del siglo XIV y principios del XV, ofrece visitas guiadas con posterior degustación. La Bodega las Caballerizas (calle Cascajar), rehabilitada en 2015, realiza periódicamente visitas teatralizadas. Y también puede visitarse la bodega del restaurante El Lagar de Isilla (calle Isilla, 18).

 

Terminada cualquier visita a estas bodegas subterráneas, nada mejor para descansar, reflexionar sobre la experiencia y dar capricho al paladar que degustar el plato principal arandino: el Lechazo Asado de Aranda de Duero. Cualquiera de los diez asadores que participan en las Jornadas del Lechazo es una excelente opción: Aitana, Casa Florencio, La Casona de la Vid, El 51 Del Sol, El Lagar de Isilla, Hotel Montermoso, Finca los Rastrojos, Asador Tudanca, Asador Baldios u Hotel-restaurante El Ventorro. Estas jornadas se celebran desde hace 20 años en noviembre, con un menú especial para ellas… pero el Lechazo Asado puede degustarse en Aranda del Duero durante todo el año… perfectamente maridado con los vinos de la DO Ribera del Duero.

 

Más información: https://www.arandadeduero.es/ http://bodegas.arandadeduero.es/bodegas.html, http://www.asemar.es/asohar/

Tres parques naturales para respirar 2022 en Roses

 

Entre tres paraísos verdes y un mar. ¿Se puede estar mejor arropado que Roses por un entorno natural? Al norte, el Parque Natural de Cap de Creus, primer lugar de la España peninsular por donde ver cada día amanecer. Al sur, los Aiguamolls de l’Empordà, segundo humedal más importante de Catalunya. Al oeste, el paraje natural de l’Albera. Y al este… ¡el Mediterráneo!, por donde entraron a España las grandes civilizaciones de la antigüedad, como la griega o la romana. Y es que Roses, haciendo honor a su nombre de aromática flor, es naturaleza en estado puro.

 

     Está considerada como un referente del ‘sol y playa’ en la Costa Brava. Y presume de ello con orgullo. Pero Roses es más, muchó más. Agazapada en una majestuosa bahía –integrada en la selecta Asociación de Bahías más Bellas del Mundo, como la de San Francisco– Roses es también el destino soñado por todo amante de naturaleza, para perderse por ella, oxigenar el cuerpo y despejar la mente en espacios abiertos y seguros. El lugar donde empezar a respirar la esencia del recién estrenado 2022 por los tres parques naturales que le dan cobijo terrestre. Estas son las características de cada uno de ellos.

 

1– Parque Natural de Cap de Creus

     Al norte de Roses, que es la puerta de entrada a este parque creado en 1998; tan singular que fusiona montaña y mar en sus 13.844 hectáreas… y cuyo faro fue inmortalizado por el cine. Fue hace medio siglo, en un filme de piratas –‘La luz del fin del mundo’, inspirado en una novela de Julio Verne– que llevó hasta allí a mitos de Hollywood como Yul Brynner y Kirk Douglas. La parte terrestre está divida en tres parajes. El primero va del cabo Norfeu a Cala Jóncols pasando por la emblemática cala Montjoi, antiguo hogar de El Bulli de Ferran Adrià. Más al norte se halla el propio paraje del cabo de Creus, abrupto promontorio a 672 metros de altitud, con una gran terraza-mirador. Esta parte incluye las islas de la Maça Major y s’Encalladora. Y en el interior, el tercer paraje, la Sierra de Rodes, con una joya del románico catalán: el monasterio de Sant Pere de Rodes. Un conjunto monumental del siglo IX al XI integrado por una iglesia, una torre-campanario y otra de defensa.

La reserva marítima oscila entre 0,2 y 1,3 millas mar adentro, destacando los espacios cercanos a los dos cabos –Creus y Norfeu–, los farallones –rocas altas y escarpadas que sobresalen del mar–, y la zona norte de la isla de s’Encalladora, de una gran riqueza subacuática visible practicando submarinismo. Un fascinante litoral que puede admirarse desde el mar con excursiones en catamarán o velero que parten desde Roses o en una pequeña barca tradicional desde Port Lligat, cala que acoge casa-museo de Salvador Dalí. https://parcsnaturals.gencat.cat/ca/xarxa-de-parcs/cap-creus/inici/

 

2– Parque Natural de los Aiguamolls de l’Empordà

     En la parte central de la bahía. Consta de 4.722 hectáreas, fue creado en 1983 y es el segundo humedal más importante de Cataluña después del Delta del Ebro. Refugio de más de 300 especies de aves –cigüeñas, patos, flamencos, perdices, cuervos, gaviotas, cucos…–, que se pueden admirar desde diversos miradores, Aiguamolls de l’Empordà está ubicado entre las desembocaduras de los ríos Muga y Fluvià y aglutina una gran variedad de ecosistemas bien diferenciados.

El parque está dividido en tres zonas: la reserva de los estanys (estanques), con grandes extensiones de carrizales, balcas y prados inundables; la reserva de las lagunas, litorales, prados salobres y dunas; y la reserva de la isla de Caramany, en medio del río Fluvià, donde nidifican gran cantidad de aves. Este parque es ideal para una escapada familiar y puede visitarse a través de 9 rutas o itinerarios en las que admirar sus principales puntos de interés, como los observatorios del Matà, Senillosa, Closa del Puig, El Gall Marí, El Bruel o Les Arpelles, además del estanque de El Matà o la playa de Les Llaunes. https://aiguamollsdelemporda.cat/

 

 

3– Paraje Natural de Interés Nacional de l’Albera

     Al oeste de Roses, abarca 4.207 hectáras y fue creado en 1986. Este parque está estructurado en dos partes. La occidental (Requesens-Baussitges) tiene una importante superficie arbolada y gran diversidad de vegetación de montaña media. Aquí pueden admirarse especies de flora propias de ambientes húmedos como el acebo, el tejo y numerosas orquídeas. La otra zona (Sant Quirze de Colera-Balmeta) es más seca y baja, con claro predominio de la vegetación de arbustos –el llamado matorral mediterráneo– como la aliga negra o las estepas. En cuanto a fauna, cabe destacar una especie emblemática: la tortuga mediterrénea, ya que está solo aquí, junto con el cabo de Creus y el Garraf.

Quienes visiten l’Albera podrán descubrir lugares de gran interés ecológico como el bosque de la Maçana (en la zona francesa del Rosellón); los estanques de la Jonquera, zona de pequeñas lagunas en el extremo meridional de la Jonquera; o el Centro de Interpretación de las Tortugas, al lado de la ermita de la Mare de Déu del Camp (Garriguella), creado para la reproducción y conservación de la tortuga mediterránea. Y también importante patrimonio histórico, como sus monumentos megalíticos (110 dólmenes, 19 menhires, 7 cistas y un poblado neolítico), el antiguo monasterio benedictino de Sant Quirze de Colera (siglo X) o restos de castillos de los siglos XIV-XV, como los de Rocabertí, Requesens o Canadal. https://parcsnaturals.gencat.cat/ca/xarxa-de-parcs/albera/inici/

Más Información: http://ca.visit.roses.cat