Cuatro caminos de Roses, por la naturaleza y la historia

Mar y montaña se fusionan con mágica belleza en Roses. Y para embriagarse de ese privilegiado entorno natural que la rodea, bastan solo zapatillas de trekking, bastón, una pequeña mochila… y ponerse a caminar. ‘Roses a pie’ es la sugerente propuesta con la que esta preciosa localidad de la Costa Brava, puerta de entrada al Cabo de Creus, anima a practicar senderismo por sus alrededores. Acompañados de guías expertos, quienes se dejen tentar por este turismo activo experiencial podrán descubrir los secretos que esconde cada una de las cuatro rutas programadas para diciembre, enero, febrero y abril.

 

     Sin el sofocante calor estival, otoño e incluso invierno son épocas ideales para practicar el senderismo, un tipo de turismo activo que permite descubrir paso a paso, sin prisas, los diversos paisajes de nuestra geografía. Uno de los más bellos, por su privilegiada ubicación, es el que arropa Roses, puerta de entrada al Cabo de Creus. La perfecta fusión entre mar y montaña, sumada a una apasionante historia que arranca en el Paleolítico, hacen de esta bella localidad de la Costa Brava un destino perfecto para hacer camino al andar.

 

Consciente de que no basta solo con tener esa riqueza natural sino que hay que ponerla en valor contándola, Turismo de Roses ha puesto en marcha en otoño un tentador programa bautizado como ‘Roses a pie’ compuesto por diversas rutas senderistas acompañadas de un guía oficial del Parque Natural del Cabo de Creus, que enriquecerá culturalmente esta experiencia activa. Cuatro son las que quedan pendientes, para disfrutar de diciembre a abril.

     1–Ruta Visigóticos y megalíticos. El punto de partida es el Castrum Visigótico del Puig Rom, un pequeño monte que ofrece la mejor panorámica de Roses y su majestuosa bahía, una de las más bellas del mundo. Allí se dará a conocer cómo se gestó este núcleo fortificado de población alto medieval, habitado entre los siglos VII y VIII d.C. Seguidamente, la ruta enlazará con otro paseo por la historia mucho más antiguo, al Paleolítico, del que quedan como testimonio diferentes dólmenes, menhires, cistas e insculturas. De ellas destaca el impresionante dolmen de la Creu d’en Cobertella, uno de los monumentos prehistóricos más grandes de Catalunya, compuesto por siete bloques de piedra colocados verticalmente y cubiertos por una losa de más de 18 toneladas. Está ruta consta de 9 kilómetos, de nivel muy asequible, y está programada para el sábado 22 de diciembre.

 

     2– Rutas de los Masos de Roses. El arranque es en la estación de autobuses de la localidad y en ella podrá descubrirse cómo, a la sombra del castillo de Bufalaranya, un puñado de masos habían estructurado las vertientes solanas de la sierra de Rodes. A lo largo de 6 kilómetros que transcurren por el fondo del valle del serrat de Can Berta, alrededor de la Riera de la Trencada, aparecen estas casas de campesinos, como Mas d’en Berta, Mas Ponac, Mas Favar, actualmente en ruinas; Mas Palou, reconvertido en hotel; o Can Pairet, que está habitada. Todas ellas son propiedades en las que la naturaleza convive con las explotaciones agrícolas. La ruta guiada, de nivel fácil, se efectuará el sábado 26 de enero.

 

     3–Ruta del Pic de l’Àliga, entre olivos. Se inicia también en la estación de autobuses de Roses para adentrarse en el valle de la Alzeda y ascender al Pic de l’Àliga, de 463 metros desde donde se contempla otra espectacular panorámica de la bahía de Roses, hacia el sur. Al norte, a vista de águila, puede vislumbrarse la más modesta bahía de Port de la Selva, encajada entre valles y montañas del Cabo de Creus. Esta ruta, de 9 kilómetros y nivel medio-alto, prosigue por el valle de la Alzeda y permite descubrir el antiguo cultivo del olivo en esta zona, con la bahía al fondo. La salida será el sábado 16 de febrero.

   4–Ruta de Cala Montjoi a Cadaqués. Su punto de partida será en la parada del Tren Turístico Roses Expres, que trasladará a los senderistas hasta la Cala Montjoi, donde Ferràn Adrià está construyento otro de sus sueños, la Fundación El Bulli, que dará continuidad al que fuera mejor restaurante del mundo. Esta ruta consta de 10 kilómetros de nivel medio-alto y transcurre por un tramo del GR92, casi todo él dentro del Parque Natural del Cabo de Creus, recorriendo algunas de las más espectaculares calas del norte de la Costa Brava, como Calitjàs, Pedrosa o Jóncols, cruzando el impresionante Cabo de Norfeu hasta la pintoresca villa de Cadaqués. Desde allí se regresará a Roses en autobús o en catamarán, según las condiciones meteorológicas. La ruta guiada está programada para el sábado 6 de abril.

 

   Todas estas rutas son gratuitas pero es preciso realizar inscripción previa. Para más información consultar la web http://es.visit.roses.cat/

 

 

Please follow and like us:
0

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.