Archivo de la categoría: Turismo

5 excelentes planes para un 2021 esperanzador en la Provincia de Cáceres

Destilando pura esencia extremeña, la segunda provincia más extensa de España afronta el nuevo año ofreciendo seductoras alternativas para todos los gustos

 

Desde la monumentalidad de su capital hasta una Reserva de la Biosfera como Monfragüe pasando por comarcas como Trasierra y Tierras de Granadilla o La Vera –donde Carlos V vivió sus últimos días– o un impresionante Monasterio, el de Guadalupe, que precisamente este 2021 sigue celebrando su Año Jubilar. Un auténtico repoker de lugares, entre los muchos y tentadores que atesora la Provincia de Cáceres. Una tierra de descubridores… que vale la pena descubrir. Un destino sano y natural en el que ‘volver a lo que amas’.

 

     1 – Admirar la Cáceres monumental

           La capital provincial es una de las 15 ciudades españolas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Un punto de encuentro de distintas civilizaciones que dejaron huella en sus milenarias piedras y han hecho que se la conozca como ‘la ciudad de las tres culturas’: la árabe, con la muralla que rodea la ciudad monumental o la decena de torres almohades, entre ellas la Torre de Bujaco; la cristiana, con iglesias como la Concatedral de Santa María o palacios como el de Carvajal; y judía, con esa judería vieja de estrechas calles y casas encaladas adornadas con plantas y flores. Por todo ello, no es de extañar que Cáceres fuera escogida como escenario de la mundialmente reconocida serie televisiva ‘Juego de Tronos’ en su 7ª temporada. Y, por si fuera poco, también ha sido declarada Zepa Urban: Zona de Especial Protección para las Aves dentro de núcleos urbanos. Tentador plan, ¿verdad?

 

 

     2 – Sumergirse en la Reserva de la Biosfera de Monfragüe

           La Reserva de la Biosfera de Monfragüe –que contiene en su área el Parque Nacional– representa la mayor extensión de bosque mediterráneo de todo el planeta. Con una fascinante biodiversidad, al vuelo de buitres leonados o el sonido de los ciervos en la berrea se unen lugares fascinantes, como la Cueva del Castillo, con sus pinturas rupestres; el embalse de Arrocampo, con 170 especies de aves; el centenar de murales de la Ruta de los Trampantojos de Romangordo; o el sobrecogedor Cristo de la Victoria, de Serradilla. Pero, sobre todo, cautiva por los paseos en barco por el Tajo y por el Castillo de Monfragüe, restos de una fortaleza convertida en el más fascinante mirador panorámico.

 

 

     3 – Visitar el Monasterio de Guadalupe en su Año Jubilar

           En su origen (siglo XIII) era una ermita, que un siglo más tarde se transformó en iglesia gótica y, luego, en Monasterio. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, alberga en su interior la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura. Su historia está también ligada a los Reyes Católicos –que reposaron aquí en 1492, tras conquistar Granada– y a Cristóbal Colón, que regresó aquí para agradecer a la virgen su descubrimiento de América. Al amparo de este Monasterio se gestó el pueblo de Guadalupe, al que proveía de oficios. Un pueblo con muchos hospitales y dedicado a la medicina gracias al Monasterio, lugar de peregrinación que –entre 2020 y 2021– celebra su Año Jubilar, algo que solo acontece 14 veces cada siglo: cuando la festividad de la virgen (6 de septiembre) cae el domingo, como el pasado año.

 

 

     4 – Descubrir Trasierra y Tierras de Granadilla

           Tierra, agua y cielo se fusionan en perfecta armonía en esta comarca cargada de sorpresas. Como el embalse Gabriel y Galán con su Vegacho; un monstruo que, según la leyenda, pulula por sus aguas. Un lugar donde disfrutar de actividades náuticas en primavera y verano o ver grullas en otoño e invierno, además de albergar El Anillo –Centro Internacional de Innovación Deportiva–, de forma circular. La comarca está atravesada por la Vía de la Plata, que pasa por el único arco romano cuadriforme que se conserva en España –el Arco de Cáparra– con una villa medieval y uno de los pueblos abandonados (a mediados del siglo XX) más bellos de nuestro país: Granadilla. Y, para los amantes de las emociones fuertes, un vuelo en parapente desde el Pico Pitolero al que se accede por una bella ruta senderista.

 

 

     5 – Enamorarse de La Vera de Carlos V

           Esta comarca cacereña está históricamente vinculada a la figura del monarca Carlos V, hijo de Juana ‘la Loca’ y nieto de los Reyes Católicos, y al Monasterio de Yuste, donde pasó sus últimos días antes de su muerte, en 1558. Pero La Vera tiene otros muchos alicientes, como el pueblo de Cuacos, con su conjunto histórico-artístico; o el castillo de los Condes de Oropesa, en Jarandilla de la Vera, que fue residencia provisional del citado emperador. Pero, sobre todo, La Vera es naturaleza en estado puro que hará las delicias de los amantes del senderismo, con más de una veintena de rutas, entre ellas la de Tejada de Tiétar. También destacan sus numerosas piscinas naturales e impresionantes gargantas, como las Pilatillas, Minchones o Gualtaminos, con una de las mejores cascadas de España: la Chorrera del Diablo. Y como guinda gastronómica, aquí se elabora el famoso Pimentón con DO, condimento esencial de la Dieta Mediterránea.

 

                                             Más información: www.descubrircaceres.com

12 motivos para una cautivadora escapada a Menorca en 2021

 

Degustar una sabrosa ‘caldereta de langosta’, admirar la singular cultura
talayótica, senderismo junto al mar por el Camí de Cavalls, practicar deportes náuticos, chapuzones en playas y calas vírgenes… Menorca es el escenario perfecto para una oxigenante escapada en 2021, sin masificaciones, a ritmo slow y con una gran oferta de alojamientos rurales. Un variado cóctel de emociones para dejarse tentar por una isla que es Reserva de Biosfera desde hace más de un cuarto de siglo, Destino Starlight y Región Europea de la Gastronomía 2022. Estos son 12 buenos motivos para disfrutarla con los cinco sentidos.  

 

     1–Gastronomía. La cocina menorquina, con productos de proximidad, tiene a lo largo del año diversas citas, como las Jornadas de Peix o las de la Perdiz (febrero), Vedella Vermella (marzo), Menorca en el Plato (junio), Mostra de Cuina Menorquina (septiembre)… sin olvidar que durante enero continúan los ‘Miércoles es dia de Brou’. Una excelente oportunidad para degustar platos como la ‘caldereta de langosta’ o productos como el queso DO Mahón, sobrasada, vaca menorquina, ‘carn i xua’, ‘cuixot’, el aceite de acebuchina o los vinos.

 

 

2–Patrimonio. Diversas rutas –talayótica, británica, fortificada, museística, religiosa– ponen en valor toda la riqueza patrimonial de la isla, como complemento perfecto a las visitas en cualquier época del año.

 

 

3–Cultura. Música, artes escénicas o cine se dan cita en eventos como el Menorca Jazz Festival (marzo a mayo), Cranc Festival (mayo), Festival Pedra Viva (julio a septiembre), Menorca Film Festival (julio)… o la temporada de Ópera en el Teatre Principal de Maó, el coliseo operístico más antiguo de España, que data de 1829.

 

 

4–Deporte. Menorca es escenario de numerosas competiciones. Así lo demuestran trails como el dels Fars (febrero), Camí de Cavalls (mayo) o el Epic Camí de Cavalls 360º (noviembre); la Copa del Rey de Vela Clásica (agosto), la Regata Reserva de Biosfera (septiembre), las 5/10 Millas Ciutat de Maó (septiembre), la Triatlon Artiem Half Menorca (septiembre) o el Estrella Damm Menorca Open de Padel (octubre).

 

 

5–Turismo activo. Al margen del deporte de competición, Menorca permite la práctica de actividades al aire libre, tanto marítimas (kayak, vela, windsurf paddle surf, snorkel, submarinismo) como terrestres (golf, cicloturismo, equitación o senderismo por el histórico Camí de Cavalls, que circunvala la isla en los 185 kms. de su perímetro)

 

6–Turismo náutico. Una manera tranquila y lúdica de descubrir la esencia marítima y marinera menorquina a través de excursiones en barco o catamarán.

 

7–Naturaleza. Reserva de Biosfera desde 1993, tiene su núcleo en el Parque Natural de s’Albufera des Grau. Pero recorriendo la isla se puede admirar la forma como se ha parcelado el campo –mediante la ‘pared seca’, pared de piedras sin ningún tipo de argamasa, característico del paisaje menorquín–, el paisaje rocoso de Punta Nati o ese fascinante cóctel de dunas, barrancos y conjuntos forestales de encinas, acebuches y pinares.

 

 

     8–Sol y playa. Al norte, la zona de ‘tramontana’ destaca por sus formaciones rocosas de pizarra y arcillas rojas, con calas y playas salvajes como Cavallería, Pregonda, Pilar o Algaiarens. La zona sur ofrece calas paradisíacas de fina arena y aguas turquesa, como Macarrella, Turqueta o Es Talaier. También hay playas urbanas, como Cala Galdana, Son Bou o Punta Prima, con todos los servicios, bandera azul y alojamientos hoteleros de calidad.

 

9–Fiestas. Con los caballos como grandes protagonistas, los ‘jaleos’ (de junio a septiembre) son una de las señas de identidad festivas de Menorca y tienen incluso una feria: la del Caballo de Raza Menorquina (mayo). También son de destacar sus mercados y mercadillos veraniegos.

 

 

    10–Observación de estrellas y cielo nocturno. Reserva y Destino Starlight desde 2019, Menorca es ideal para admirar las estrellas por la calidad de su cielo, limpio de contaminación lumínica. A lo largo de todo el año se organizan experiencias de estas características, en especial en la zona de La Vall (Algaiarens).

 

     

     11–Birding. Los amantes de la observación de aves también pueden disfrutar de este espectáculo natural. Situada en mitad de las rutas migratorias del Mediterráneo, Menorca ofrece la posibilidad de ver unas 200 especies de aves, en especial en s’Albufera des Grau, aunque también en diferentes zonas húmedas, barrancos, acantilados e islotes.

 

12–Bienestar. La salud y el wellness son el perfecto complemento a las distintas actividades físicas que ofrece la isla. Una apuesta por el turismo slow y en espacios rurales que hará las delicias de las familias con niños.

 

                             Más información en: www.menorca.es

Las 12 tentaciones de Roses para disfrutar 2021

 

Agazapada en una de las más majestuosas bahías del mundo, este referente de la Costa Brava es el lugar ideal para una escapada en familia, en pareja o con amigos

 

Fortalezas monumentales como la Ciudadela o el Castillo de la Trinitat, huellas del pasado como el Castrum visigótico o la ruta megalítica, parques naturales como el de Cap de Creus o los Aiguamolls de l’Empordà, 16 playas y calas, festivales musicales como Sons del Món, una gastronomía en la que reina un tradicional guiso marinero –el ‘suquet de peix’– con el maridaje perfecto de una Ruta del Vino (DO Empordà)… Roses da la bienvenida a 2021 con una docena de tentaciones que cautivarán al viajero en cualquier época del nuevo año.

 

     1–La Ciudadela. La mejor bienvenida al visitante es este museo al aire libre construido en el siglo XVI, que alberga 25 siglos de historia; con huellas arqueológicas de grandes civilizaciones, como la griega y la romana, o un monasterio de la Edad Media.

 

   

     2–El Castillo de la Trinitat. A la salida norte se alza este fortín de artillería del siglo XVI que protege Roses y su bahía. Una obra de arte de la ingeniería militar en forma de estrella de cinco puntas, con una innovadora museización virtual y espectacular terraza panorámica.

 

 

     3–El Castrum visigótico. Ubicado en la cima del Puig Rom, a 230 m sobre el nivel del mar y sobre Roses, era un poblado fortificado erigido en el siglo VII d.C. De forma ovalada, muestra la existencia de calles y casas adosadas a su singular muralla, de doble pared.

 

 

     4–Tres Rutas Megalíticas. Dólmenes, menhires, cistas e insculturas configuran un apasionante viaje en el tiempo, a 3.000 años a.C­., a través de tres itinerarios con códigos QR para interpretarlos. Destaca en ellos el Dolmen de la Creu d’en Cobertella, el más grande de Cataluña, con 7 inmensos bloques de piedra verticales y una losa de cubierta.

 

 

     5–El Puerto Pesquero y la Lonja. Visitas guiadas los viernes tarde permiten conocer la apasionante historia de este puerto, los detalles de la actividad pesquera y cómo es la subasta en la Lonja. Roses también tiene un puerto deportivo y es escala de cruceros.

 

 

6–Tres Caminos de Ronda. Pasear bordeando el Mediterráneo por la serpenteante Costa Brava es otro de los atractivos rosenses. 17 kilómetros senderistas –de Roses a Cadaqués– por los caminos que antiguamente utilizaban los turnos de guardia que vigilaban la costa.

 

 

7–Turismo activo. Mar y montaña convierten a Roses y sus alrededores en destino ideal para la práctica de variadas actividades deportivas, tanto náuticas (kayak, vela, snorkel, submarinismo, windsurf) como terrestres (cicloturismo, BTT, senderismo).

 

 

8–Dos Parques Naturales. El Parc Natural del Cap de Creus, a solo 6 kms al norte del centro de Roses, está dividido en tres parajes terrestres y una reserva marítima, con un faro inmortalizado por Hollywood hace medio siglo en el filme ‘La luz del fin del mundo’. Y 24 kms antes de llegar a Roses, los Aiguamolls de l’Empordà son uno de los espacios naturales catalanes con más especies animales, entre ellas unas 300 de aves.

 

 

9–Una majestuosa bahía y 16 calas y playas. Con cerca sus 60 kms de costa, la bahía de Roses está integrada desde 2012 en el selecto Club de Bahías Más Bellas del Mundo (solo unas cuarenta). Roses presume también de 9 playas y 7 calas para todos los gustos, desde largas y urbanas hasta las solitarias y recónditas del Parc Natural del Cap de Creus.

 

 

10–El Festival Sons del Món. Roses acoge cada verano en su Ciudadela parte de este festival veraniego (julio y agosto) que este año llegará a su 14ª edición y que combina conciertos de grandes artistas con degustaciones previas. Un maridaje perfecto entre música y vino que incluye ‘Vi&Music, conciertos más íntimos en bodegas empordanesas. Otras citas artísticas son Musica D’Nits (Agosto) –en la Ciudadela y el Castillo de la Trinitat– y el Festivalet Posta de Sol (noviembre).

 

 

     11–La Ruta del Vino DO Empordà. Roses es un excelente punto de partida para que los amantes del enoturismo puedan disfrutar visitando alguna de las 24 bodegas y cuatro museos integrados en esta Ruta. Además, en verano, hay visitas con cata a viñedos de dos lugares emblemáticos rosenses: Mas d’en Coll y Mas Marès.

 

 

     12–El Suquet de Peix. Es el santo y seña de la gastronomía rosense. Un antiguo guiso de pescadores puesto en valor con unas jornadas culinarias (octubre). Otras citas gastronómicas son la Ruta de Tapas y Vino DO Empordà (marzo) y ‘1.000 roses a Rosas’ (mayo).

 

 

                                      Más información en: http://es.visit.roses.cat/

 

Francisco Mestre: «En nuestros pueblos encontramos la autenticidad; la España de verdad»

El presidente de la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, entrevistado hoy viernes en ‘MIRADAS VIAJERAS TV’  (Negocios TV, Canal 125 de Movistar +)

 

¿Cómo ha afectado la pandemia al mundo rural? ¿Cuáles son sus necesidades ante la despoblación? ¿Qué retos les esperan? ¿Cómo afrontan el futuro? De todo ello ha hablado esta mañana Francisco Mestre, Presidente de la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España, en ‘Miradas Viajeras TV’. Entrevistado en la oficina de Civitatis de la madrileña calle de los Coloneros, Mestre ha respondido a las preguntas de Fernando Valmaseda apostando por mantener los estándares de calidad de sus pueblos: “Si perdemos la credibilidad como marca lo perdemos todo”. Y como Presidente que también es de la Federación Internacional de los Pueblos más Bonitos del Mundo, ha asegurado: “Pronto nos vamos a convertir en un referente político mundial que dé voz a todo el mundo rural”.   

 

España es un referente en turismo rural, con miles de pueblos repartidos por toda nuestra geografía, pero sólo 94 pertenecen a Los Pueblos más Bonitos de España, Asociación que el pasado 1 de octubre cumplió diez años y que preside Francisco Mestre. “Agrupamos a municipios muy pequeños, con menos de 15.000 habitantes, que atesoran un patrimonio natural o arquitectónico certificado, una vez visitados y auditados, y que mantienen los estándares de calidad por los que entraron en la Asociación. Sobre todo, los relativos a la armonía, buena conservación de las fachadas, gestión del tráfico y servicios en general”. Podrían ser muchos más “pero para nosotros es básico no decepcionar para generar esa ilusión de ir a los pueblos”.

 

Una cuarentena de puntos son los que un comité de expertos analiza en cada municipio que solicita su admisión “y, si no los cumple, se prepara un informe y deberá hacer una serie de mejoras en dos, tres o cuatro años para intentar cumplirlos. Sin la calidad tendríamos más de 300 pueblos, pues peticiones tenemos muchísimas, pero si perdemos la credibilidad como marca lo perdemos todo”. Y afirma: “En nuestros pueblos encontramos la autenticidad; la España de verdad”. Francisco Mestre explica que “el 85% de los pueblos de nuestra Asociación tiene menos de 3.000 habitantes. El más pequeño solo cuenta con 14 habitantes, Viniegra de Arriba (La Rioja), y la mayoría tienen entre 20 y 500 habitantes”.

 

Aunque en enero se incorporaron 15 nuevos municipios, al mundo rural – al igual que al sector turístico en general– también le afectó la pandemia. “En abril y mayo estuvimos trabajando más que otros meses; fue frenético, porque todos queríamos hacer mucho planificando la famosa desescalada. Incluso hicimos una guía para el visitante con todo lo que tenía que llevar, aunque cada comunidad autónoma tenía sus cosas”. Sin embargo, con la desescalada, el mundo rural fue el más beneficiado “por tener más naturaleza, más espacios y más aislamiento que en el ‘sol y playa’. Además se sumó el componente emocional de la gente, que quiso hacer sus vacaciones en su país. Todos los países europeos han sido muy patrióticos turísticamente hablando”.

 

Uno de los mayores problemas que afecta al mundo rural es el de la despoblación, esos jóvenes que emigran a las ciudades por falta de medios y oportunidades. Ante ello, Francisco Mestre pide “coger el toro por los cuernos, desde las administraciones públicas a la Unión Europea; ya es hora de dejar las promesas y hacer realidades. Mejorar el Internet y las telecomunicaciones, las escuelas y los hospitales son los principales problemas a solventar para que la gente vuelva a nuestros pueblos. Nos gustaría que un autónomo no tenga por qué irse a vivir a Madrid o Barcelona. Si tenemos buenas conexiones y una buena fiscalidad –otro de los retos importantes– los pueblos empezarán a ser competitivos”. Y ve el efecto generado por la pandemia como una oportunidad para esta involución: “Cambiar de residencia debido al teletrabajo es algo que ha venido para quedarse; mucha gente está viendo realmente lo que es el mundo rural y a darse cuenta que la ciudad no lo es todo”. También apela a que se flexibilicen los gastos y poder utilizar ese 20% del remanente que han tenido los pueblos: “Lo que pedimos no es solo el 20%… sino el 100%, que es del pueblo y sus vecinos, lo que han ido ahorrando; un dinero que es suyo. Pero han de tomarse medidas que vengan de más arriba”.

 

Otro de los retos del turismo rural es mitigar el efecto de la ‘turismofobia’. “Cuando un pueblo forma parte de nuestra Asociación ve que trabajamos mucho la desestacionalización pero siempre va a haber alguien a quien no le guste tanto el turismo. Aquí entra el reto de la famosa sostenibilidad; con el turismo de calidad debemos intentar expandir al máximo el calendario y no centrarlo todo en épocas concretas”. Respecto a la transformación digital, otro gran reto, Mestre considera que “está habiendo buenos avances en el mundo rural y en muchos pueblos ya tenemos fibra óptica”. Más complicado está el tema de la accesibilidad: “Sería maravilloso tenerla pero es muy complicado porque, por ejemplo, los pueblos medievales son muy poco accesibles y las inversiones para lograrlo, brutales. Pero la mayoría intenta, al menos, tener accesibilidad en las instalaciones municipales.

 

Francisco Mestre es también, desde hace dos años, el Presidente de la Federación de los Pueblos más Bonitos del Mundo, el más joven de la historia. Tenemos ya 13 países, los más importantes turísticamente del mundo: Francia, España, Italia, Bélgica, Rusia, Suiza, Japón, China, Líbano… y están surgiendo opciones en Iberoamérica, como Ecuador o Costa Rica. Y tenemos ganas de que en los próximos meses también entre Portugal. Nos vamos a convertir en un referente político mundial que dé voz a todo el mundo rural. Vamos hacia organismos supranacionales y hemos de estar ahí; organismos que sepan movilizar y sacar lo mejor de los pueblos a nivel nacional. Y dar premios –como hace la FIFA– al que haga mejores obras de reconstrucción, mantenimiento, gastronomía…”.

 

Mestre se atreve a dar algunas recomendaciones en base a la pluralidad que ofrecen los pueblos de su Asociación. Para ir en familia, “algo de costa, Peníscola, Mojacar o Lastres, que tiene un museo de dinosaurios fantástico”. Para viajar en pareja, “Bárcena Mayor, en Cantabria, donde dicen que en las noches de invierno se oye al diablo, o Peñalba de Santiago, en el Valle del Silencio (León); son muy romáticos”. Para ir con amigos, “La Alberca, Candelario, Miranda de Castañar o Ciudad Rodrigo, todos cerca de una ciudad tan universitaria como Salamanca, donde pueden disfrutar de buenos vinos y tapeo”. Para reencontrarese con uno mismo, “Castrillo de los Polvazares, en León, donde puede verse algún que otro peregrino que va con su mochila al Camino de Santiago en soledad, caminando poco a poco; o, en el Pirineo aragónes, pueblecitos como Aínsa, Ansó o Roda de Isábena, lugares de montaña donde pensar y meditar”. Para olvidarse del mundo, “Viniegra de Arriba y de Abajo, dos pueblecitos de La Rioja; o Vinuesa, en Soria, donte puedes ir paseando hasta la Laguna Negra… y olvidarte del mundo de verdad”. Para sorprender a alguien que venga del extranjero, “Frías, en Burgos, con ese castillo arriba, totalmente de cuento. O también Roda de Isábena, en Huesca, con la más pequeña catedral situada en un pueblo”. Y a nivel personal, también destaca “Santillana del Mar, en Cantabria, y Morella, en Castelló, de los primeros pueblos que entró en nuestra Asociación, lo que hace que le tenga un afecto especial”.

 

El Presidente de la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España apuesta por la Marca España porque creo que nuestro sector turístico es de los mejores del mundo; no tenemos nada que envidiar a muchísimos países y estamos entre los tres con mayores Patrimonios de la Humanidad. Ofrecemos un turismo de altísima calidad y debemos sacar pecho de ello”. Y, finalmente, la principal lección que ha obtenido de esta pandemia es “a vivir con más humildad, a ver que no hay nada seguro en el mundo y que estamos en un momento complicado en el que se va a decidir el devenir de los próximos años”.

 

10 pistas para un 2021 ilusionante en Formentera

 

La menor de las Pitiusas vuelve a ser, un año más, el destino perfecto para una escapada en la que cargarnos de energía y afrontar con optimismo los nuevos retos

 

Año nuevo, vida nueva. Más allá de cualquier tópico, es el gran deseo con el que todos iniciamos un nuevo periplo vital. Y en este recién estrenado 2021 mucho más si cabe tras el durísimo año anterior, marcado para siempre por la pandemia. ¿Dónde volver a recuperar la ilusión? En un lugar puro por naturaleza, un paraíso cercano, un oasis de paz y relajación mecido en las tranquilas aguas del Mediterráneo. Un lugar… como Formentera. Estas son las 10 pistas para disfrutar intensamente de esta isla balear.

 

1–La Savina, puerta de entrada. Ubicada al noroeste, es el único acceso ­a la isla, por vía marítima. Un punto de encuentro de pescadores y de toda la cultura salinera.

 

2–Faro de la Mola: amaneceres mágicos. Al este, es el lugar perfecto para ver salir el sol por el horizonte e inspiró a Julio Verne en una de sus novelas de aventuras, Héctor Servadac, como certifica un monolito dedicado al gran escritor francés. Además, en su interior acoge un museo.

 

3–Estany Pudent, ruta birding. Uno de los humedales con mayor valor biológico del Parc Natural, que desde 2020 acoge una ruta líneal de 4,3 kms para el avistamiento de pájaros. Con ocho paneles que informan sobre el valor natural del área y una pantalla de observación.

 

 

4–Can Marroig y Sa Pedrera. Finca que acoge el Centro de Interpretación del Parc Natural de Ses Salines y donde se pueden admirar elementos tradicionales de la actividad agrícola de la isla, canteras y vestigios arqueológicos… además de una zona rocosa de curiosas formas –Sa Pedrera– que en otros tiempos fue una cantera.

 

5–Sant Francesc, corazón y capital. Ubicada en el centro, es su principal población. En su bello conjunto histórico destaca la iglesia –a modo de fortaleza–, la animada plaza que la acoge, la capilla de Sa Tanca Vella, del siglo XIII… Y, muy cerca, los molinos de sa Miranda.

 

 

6–Es Caló, esencia de pescadores. En la zona norte, conserva inalterable su imagen de antiguo pueblo de pescadores, con sus fotogénicos varaderos de madera –declarados de interés cultural en 2002– y sus pequeñas calas, Ses Platgetes. Es punto de partida de una de las principales rutas verdes, la 25, por el histórico camino de Sa Pujada que conduce a La Mola.

 

 

7–Migjorn, el sur salvaje. El mayor arenal de la isla. 5 kms de playas paradisíacas divididas en varias calas por zonas rocosas… con un rincón muy especial: Es Caló des Morts, pequeño arenal entre rocas con casetas varadero, fiel reflejo del pasado marinero de la isla. En Migjorn también puede admirarse una de las más bellas torres de defensa y la única en que puede visitarse su interior: Pi des Català o torre de Migjorn, de tres plantas y construida en el siglo XVIII.

 

8–El Pilar de la Mola y su Mercado Artesano. Pueblo situado en la zona más elevada de la isla (aunque sean solo 192 metros de altitud) que destila pura bohemia, sobre todo su Mercado Artesano, abierto los miércoles y domingos tarde, de mayo a octubre. Allí puede encontrarse de todo: cestas, alpargatas, joyería, cerámica, cuero, bisutería, pinturas… amenizado con música en vivo. A destacar también su iglesia, del siglo XVIII.

 

 

9–Ses Illetes, el paraíso playero. Al norte de La Savina, siempre entre las playas top mundiales. 450 metros de arenal –divididos en dos por una pequeña zona rocosa– arropado por varios islotes que le otorgan su nombre y una zona dunar protegida, pues forma parte del Parc Natural de Ses Salines. Aguas tranquilas y poco profundas de color turquesa y fina arena blanca.

 

10–Cabo de Barbaria, románticas puestas de sol. Al suroeste de la isla, sus acantilados son el más majestuoso palco natural desde el que contemplar el espectáculo de ver cómo el sol se acuna cada atardecer en el Mediterráneo. Pero antes, un ritual: descender por un agujero hasta una cueva subterránea –la Cova Foradada– con impresionantes vistas. También destaca allí una de las torres de defensa, la torre des Garroveret. Barbaria es el lugar ideal para poner la guinda emocional a esta ilusionante escapada a Formentera.

 

                         Más información: https://www.formentera.es

 

Castelló, protagonista en la ‘Ruta Europea de la Cerámica’

Por vez primera ha participado en la Asamblea General de esta Ruta y su alcaldesa, Amparo Marco, presentó la ciudad a los otros 5 países miembros

 

Pasear por Castelló tiene un valor cultural añadido: admirar la belleza de su patrimonio cerámico repartido en espacios públicos como el parque de Ribalta o la plaza Na Violant d’Hongria; en edificios como el de Correos o los también modernistas en torno a La Farola, las capillas de algunas calles… Ello le valió en abril de este año ser la única ciudad española integrada en la Ruta Europea de la Cerámica. Esta Ruta fue creada en 2011 y certificada en 2012 como Itinerario Cultural del Consejo de Europa para revalorizar el patrimonio cultural europeo a través de una oferta turística sostenible y competitiva basada en la promoción y protección del patrimonio material e inmaterial del azulejo.

 

    

     Castelló tiene un patrimonio cerámico de relevancia y la voluntad política para poner en valor esta riqueza cultural como bien turístico que ahora, gracias a nuestra incorporación como primera ciudad española adherida a la Ruta Europea de la Cerámica, podremos poner en valor y potenciar como atractivo turístico”, explicó la alcaldesa de la ciudad, Amparo Marco, en la Asamblea General de esta red celebrada este mes de diciembre. Era la primera vez que la capital de la Plana participaba en dicha Asamblea desde su adhesión a la Ruta, en abril de este año.

 

Forman parte de esta Ruta ciudades o museos de cinco países: Faenza (Italia), Limoges (Francia), Höhr-Grenzhausen (Alemania), el Museo Princenhof de Delf (Países Bajos) y el Museo Porzellanikon de Selb (Alemania). Todos ellos pudieron conocer de primera mano lo que Castelló aportará a la Ruta y que supone para la capital de la Plana “todo un revulsivo turístico que permitirá abrir a nivel internacional una parte clave de nuestra identidad local”, señaló Amparo Marco.

 

Un plácido paseo por Castelló permite admirar su ruta de la cerámica. Así, por ejemplo, están los bancos del parque Ribalta (corazón verde de la ciudad), los retablos de la plaza Fadrell, el mural de cerámica vidriada de la plaza Na Violant d’Hongria, con alusiones a la carta puebla de Castelló y a la historia fundacional de la provincia; o las cerámicas que decoran edificios modernistas, como el de Correos o las casas ubicadas en torno a La Farola. Y por las calles, alzar la vista es disfrutar de capillas del siglo XVIII también con bellas cerámicas. Un material ornamental que, asimismo, Castelló emplea en algunas de sus nuevas construcciones poniendo en valor esta seña de identidad cultural.

 

La Ruta Europea de la Cerámica ofrece a los viajeros la oportunidad de visitar cualquiera de las ciudades que forman parte de la red y descubrir la evolución cultural y social que, gracias a la industria cerámica, han experimentado las regiones. Ya desde el Neolítico, la producción de cerámica ha estado profundamente arraigada en la Comunidad Valenciana y Castelló, en concreto, la ha puesto en valor embelleciendo con ella múltiples espacios urbanos.

 

                Planifica tu escapada: https://www.castellonturismo.com