Archivo de la categoría: ocio

7 propuestas primaverales en los territorios UNESCO de la Provincia de Cáceres

Dos Reservas de la Biosfera y un Geoparque Mundial son lugares ideales para una escapada sana y natural

 

¡Bienvenidos a la primavera cacereña! Bellas orquídeas, embriagadores aromas florales, románticos cielos estrellados, cautivadoras carreteras paisajísticas, sorprendentes conjuntos rocosos, huellas arqueológicas que nos llevan de viaje al pasado… En primavera, la Provincia de Cáceres es el destino ideal para disfrutar de la naturaleza y poner a prueba tus sentidos, oxigenar el cuerpo y despejar la mente en escenarios que atesoran reconocimiento internacional. Es el momento de ‘volver a lo que amas’ de una manera sana y segura por entornos rurales poco masificados, en familia, en pareja o con amigos.

 

     Cáceres es el escenario perfecto para una escapada primaveral en la que disfrutar de experiencias naturales en sus tres territorios UNESCO: la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional y el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Una visita que puede resultar más económica aprovechando la campaña de Bonos Turísticos que pueden adquirirse hasta el 31 de mayo… y canjearse hasta el 31 de diciembre. Estas siete son algunas de las tentadoras propuestas de cada uno de estos territorios.

 

         Reserva de la Biosfera de Monfragüe

 

1–Las orquídeas de Almaraz. Este municipio acoge un Centro de Interpretación de las Orquídeas –Orchydarium–, flor característica de la zona. En él se pueden descubrir desde los aspectos botánicos a las curiosidades de esta flor de singular belleza y fragancia, con zonas expositivas e interactivas. Su invernadero es un espacio para la experimentación de su cultivo. Y desde este centro parten dos rutas hacia el ‘Sierro’, paraje de gran belleza y valor ecológico donde disfrutar de la llamada ‘Senda de las Orquídeas’. http://www.orchydarium.es/

 

     2–La Casa de los Aromas. Este centro de interpretación ubicado en Romangordo da la bienvenida con un recorrido sensorial por un jardín que permite disfrutar de plantas aromáticas autóctonas. Luego, a través de pantallas interactivas, juegos y paneles se muestran de forma dinámica las propiedades, uso medicinal y cosmético de la flora autóctona. Otro espacio está dedicado a mostrar procesos como la destilación de plantas aromáticas y elaboración de bálsamos, cremas naturales o jabones. El centro dispone de un vivero y una zona merendero ideal para familias. https://bit.ly/326pHp5 y https://bit.ly/3a8s3YV

 

         Reserva de la Biosfera Transfronteriza Tajo-Tejo Internacional

 

     3–Astroturismo. La primavera es una de las mejores épocas del año para ver la Vía Láctea. Y el firmamento limpio, puro y sin contaminación lumínica de esta Reserva la convierte en el escenario ideal para la observación del cielo estrellado, en un apasionante viaje sensorial y visual por el universo. Lugares como el acueducto romano de Valencia de Alcántara, las dehesas de Brozas o Cedillo, el dolmen de La Laguna III o el Menhir del Cabezo adquieren una dimensión especial arropados por un manto de estrellas.

 

     4–Monumento Natural El Berrocal de la Data. Ubicado en Valencia de Alcántara, fue así declarado por la Junta de Extremadura en diciembre pasado y es el quinto Monumento Natural extremeño. Un espectacular conjunto de rocas graníticas de caprichosas formas en pleno ‘territorio rayano’, a escasos 9 km de Portugal. En días nublados tiene un aire tan misterioso como los monumentos megalíticos que pueblan esta zona: cinco dólmenes y pinturas rupestres. Y en lo alto de los canchos anidan buitres leonados entre la multitud de aves que lo convierten también en lugar ideal para la ornitología.

 

         Geoparque Mundial de la UNESCO Villuercas-Ibores-Jara

 

     5–Carretera paisajística por Berzocana y Cañamero. El turismo slow –que anima a disfrutar de manera reposada cada momento y cada espacio­– ofrece una ruta dentro del Geoparque: la que parte de Conquista de la Sierra y transcurre por Berzocana y Cañamero. El trayecto, de casi 60 km, es ideal para admirar el relieve apalachense de algunas de las montañas más antiguas de Europa, que datan de hace 600 millones de años. Una ruta de gran valor paisajístico, geológico y medioambiental que combina bosque mediterráneo (encinas, alcornoques…) con bosque caducifolio (castaños, robles, melojos…); el maridaje perfecto entre vegetación y geología.

 

     6–Arte rupestre en Cañamero. Este municipio acoge el Centro de Recepción de Visitantes del Geoparque –donde se dan a conocer sus singulares características– pero también una de las joyas arqueológicas del mismo: la Cueva de La Chiquita. En ella pueden admirarse casi un centenar de pinturas rupestres entre figuras humanas, animales y signos de diversa índole. En este mismo entorno natural sorprende la rutilante belleza del Desfiladero del río Ruecas, de 2 km de longitud, y la piscina natural del Charco de La Nutria, ideal para uno de los primeros chapuzones de la temporada.

 

     7–Centro de Interpretación de la Arqueología, en Berzocana. La mejor forma de descubrir de manera amena y sencilla el patrimonio arqueológico del Geoparque, con un recorrido cronológico mediante paneles y audiovisuales. Arranca en los asentamientos prehistóricos, con sus pinturas rupestres, restos cerámicos y armas de sílex, e incluye restos de necrópolis romanas. Desde este centro parten algunas rutas para admirar otras pinturas rupestres, como las del geositio de los Canchos de las Sabanas.

 

                                 Más información: www.descubrircaceres.com

 

 

Roses, protagonista de un Festival Enoturista ‘VÍVID’ muy especial

 

Del 1 de abril al 1 de mayo se celebrará la 7ª edición de ‘VIVID’, el Festival del Vino del Empordà (Girona), de manera mixta: con actividades presenciales y virtuales

 

Talleres, catas, visitas guiadas a bodegas, almuerzos entre viñas, cena degustación, conciertos, baño de bosque… El Empordà gerundense vuelve a celebrar el despertar de la primavera de la mejor forma: alzando las copas de sus excelentes vinos para brindar VÍVID, su Festival Enoturista. El pasado año debió suspenderse, por el confinamiento de la pandemia, pero este 2021 se ha reinventado y ha renacido. Y Roses, localidad de referencia de la Costa Brava, volverá a ser partícipe del mismo… y excelente punto de partida para acceder a las actividades de las localidades cercanas. Además, una parte de VÍVID, de forma virtual, podrá ser seguida desde los hogares. ¡Chin-chín!

 

     Roses, municipio de referencia en la Costa Brava –como destino familiar, natural, cultural, deportivo y gastronómico– es miembro de la Ruta del Vino D.O. Empordà y, como tal, también será protagonista de la 7ª edición de VÍVID, Festival del Vino que une el Alto y Bajo Empordà y lo convierte en el epicentro del enoturismo de Catalunya. Una edición muy especial que combinará actividades presenciales –mayoritariamente al aire libre, siguiendo todos los protocolos sanitarios y con aforos reducidos– con siete virtuales. Unas 70 de actividades enoturistas que arrancarán el 1 de abril.

 

 

La localidad rosense acogerá una de las actividades virtuales, la del 10 de abril: visita guiada y cata de vinos de la bodega Espelt, en el Castillo de la Trinitat. Y también presenciales. La del 11 de abril, ‘Pajaros en la Viña’, es una visita a la finca Mas Marés y los viñedos ecológicos de Espels Viticultors –cerca del mar, en el Parque Natural del Cap de Creus– y también la fauna que las habita, con un experto guía ornitológico, para finalizar con una cata de vinos ante las magníficas vistas sobre la bahía de Roses. La actividad presencial del 24 de abril consiste en un pack de alojamiento en un hotel de la localidad, visita guiada al monasterio de Sant Pere de Rodes y comidas con productos de proximidad. Y como guinda, el domingo 25 de abril, Roses acogerá la VII Muestra del Vino DO Empordà permitiendo la degustación de diversos vinos en un mismo espacio.

 

Pero, además, Roses, es un excelente punto de partida para disfrutar de otras experiencias presenciales (en localidades cercanas), de lo más variado: ‘Almuerzo entre viñas’, ‘E-Bike & Wine’, ‘Recital de poesía + vinos junto al mar’, ‘Winefulness’, ‘Cena degustación’, ‘Maridaje de garnatxas’, ‘Paseo entre viñedos’, ‘ArROCKssada entre viñas’, ‘Flores y Aromas del Bajo Empordà’, ‘Cata de paisaje con violonchelo’, ‘Cocktailwine’, ‘Baño de bosque de corcho’, ‘Salida con pastor + cata de vinos y quesos’, ‘Paisaje de vinos y flores’

 

Entre las actividades virtuales hay un ‘Taller de elaboración casera de vinagre del Empordà’ (1 abril), ‘Preparación de mesa de quesos artesanos catalanes’ (9 abril), ‘Cata de vinos en lenguaje de signos’ (10 abril), ‘Cata de vinos en el monasterio de Sant Quirce de Colera’ (17 abril) e ‘Iniciación a la cata de vino y de aceite de oliva virgen’ y ‘Taller Hazte el Vermut’ (ambos el 24 de abril)

 

                              

         Más información en: http://es.visit.roses.cat/ y https://vivid.costabrava.org/

 

9 Rutas Cicloturistas para una primavera en Castelló a golpe de pedal

La capital de la Plana está arropada por maravillosos parajes naturales ideales para disfrutar del turismo activo a dos ruedas, en familia

 

Las bicicletas son para el verano (reza el título de una famosa obra teatral)… ¡Y también para la primavera! Con el cambio de estación no solo llega la floración –que tiñe de colores y alegría nuestros campos– sino también una climatología que invita a disfrutar de la naturaleza, respirar aire puro y hacer ejercicio. ¿Dónde? En un lugar con las condiciones óptimas para combinar paisaje, ocio y deporte al aire libre; un lugar… ¡Como Castelló! Esta capital mediterránea ofrece nueve rutas cicloturistas perfectamente señalizadas y adaptadas a todas las condiciones físicas, entre 6 y 25 kms, para que padres e hijos puedan pedalear juntos admirando un entorno natural sembrado de ermitas.

 

 

A su patrimonio cultural y su sabrosa gastronomía, dos de sus principales señas de identidad turísticas, Castelló añade una tercera: la naturaleza. El devenir histórico le hizo bajar de la montaña al llano, para estar más cerca del mar, y esa majestuosa Plana sembrada de matices y salpicada de ermitas es la que la arropa.

 

Para descubrirla, además de rutas senderistas que invitan al sosegado paseo hay otras para los aficionados a la bicicleta, ideales para compartir en familia, en pareja o con amigos durante la primavera.

 

Los amantes del cicloturismo disponen en el entorno municipal de Castelló de hasta nueve rutas perfectamente señalizadas y con una serie de equipamientos y servicios de apoyo complementarios donde tanto debutantes como expertos pueden dar rienda suelta a su pasión por el pedal. Comprenden entre los 6 y los 25 kms, la mayoría transcurren por zonas agrícolas, y todas comienzan y acaban en el mismo punto: el Parque dels Jocs Tradicionals.

 

 

Ruta 1: Sant Roc de Canet – Lledó. Apta para toda la familia, consta de 7,5 kms y permite visitar dos de los puntos más emblemáticos de Castelló. Uno es la Basílica del Lledó, templo neoclásico del siglo XVIII que cobija la imagen de la patrona de la ciudad. Y el otro, la ermita de Sant Roc de Canet, antigua masía del siglo XVII reconvertida en iglesia y parada obligatoria en la Romería de La Magdalena. Duración: 40 minutos.

 

Ruta 2: Parque del Meridiano – Marjalería. Un recorrido de 15 kms que discurre por el margen derecho del río Seco, el camino Donacioneta y el Parque del Meridiano, que señala el punto en la ciudad donde pasa el Meridiano de Greenwich y el Paralelo 40. El trayecto transcurre por terrenos que acogían plantaciones de arroz y acequias tradicionales. Duración: 1 hora.

 

Ruta 3: Semillar – Molí de la Font. Sus 13 kms llevan por los caminos del Semillar, antigua zona de plantaciones de arroz, pasando por las ermitas de Sant Roc de la Donació y Lledonera hasta el Molí de la Font de la Reina, antiguo manantial de agua dulce, y la ermita de Sant Francesc de la Font, del siglo XVIII, por el margen del río Seco. Duración: 1 hora.

 

 

Ruta 4: Ermitas del Caminàs Sud. Un periplo de 16,5 kms que permite conocer exteriormente las ermitas de Sant Isidre de Censal, Sant Josep de Censal y Sant Jaume de Fadrell. Esta última es la más antigua de Castelló, ya que fue una alquería musulmana. Los restos arqueológicos de una villa romana son otro gran aliciente de esta senda. Duración: 1 hora y 15 minutos.

 

Ruta 5: Río Seco y la huerta. Para iniciarse en el mountain bike. Es la más corta, con apenas 6 kms. Atraviesa la Ronda Norte y circula por los márgenes del río Seco, adentrándose por un camino de tierra utilizado aún para labores agrícolas, junto a la acequia Mayor. Duración: 35 minutos.

 

Ruta 6: Fadrell – Salto de la Núvia. Sus 20 kms acercan a algunos de los puntos más desconocidos del sur de Castelló: la ermita de Sant Isidre de Censal, Sant Jaume de Fadrell, el antiguo Molí y el Salto de la Núvia, para seguir por el camino de los molinos. Retorno por el carril bici de la Ronda Este. Duración: 1 hora y media.

 

Ruta 7: Camino del Canal y l’Enramada. De dificultad media, consta de 17 kms por diferentes caminos hacia el oeste. Pasa por el antiguo acuartelamiento militar de Tetuán XIV, cruza la AP-7 por una tubería de desagüe y sube por una senda de piedra hasta el camino del canal del pantano de María Cristina. La ruta prosigue por el camino de la Ralla de Borriol, su punto más alto, para continuar por l’Enramada hasta el carril bici del nuevo puente. Duración: 1 hora y 15 minutos.

 

Ruta 8: Font de la Salut – La Magdalena. Para un nivel alto de mountain bikers, es la más larga, 25 kms. Arranca con la subida al polideportivo ‘Chencho’ para cruzar el barranco de l’Algepsar pasando por la ermita de la Font de la Salut. Lo más bello es el paso por la ermita de La Magdalena, donde se gestó Castelló, disfrutando del Desierto de las Palmas. El tramo final transcurre por la antigua vía del tren, hasta el carril bici de la autovía Castelló-Benicàssim. Duración: 2 horas y 15 minutos.

 

Ruta 9: Depósito Verde – El Collet. La más difícil, para bikers de alto nivel, físico y técnico. Sus 20 kms, con un desnivel acumulado de 550 metros, transcurren entre empinadas subidas, descensos vertiginosos e incluso algún tramo a pie, pasando por el Depósito Verde y el Collet. Pero el final se suaviza por sendas sin dificultad, para relajar la musculatura y disfrutar del paisaje. Duración: 2 horas.

 

Planifica tu escapada deportiva: https://www.castellonturismo.com/deportes-y-actividades

Vídeo ‘Deportes en Castelló’:  https://youtu.be/H1vbz2-npmQ

Un ‘Tour familiar’ para descubrir Roses con un divertido juego

Esta es la nueva y singular propuesta turística de la localidad, referente de la Costa Brava, para dar a conocer su patrimonio de manera lúdica

 

¿Es posible conocer y disfrutar de lo mejor de un destino jugando? Pues… ¡sí! Así lo quiere demostrar ‘Roses Tour Familiar’, una manera original y distinta para que padres e hijos que visiten la localidad descubran sus principales atractivos a través de una actividad lúdica que puede realizarse durante todo el año. Sencillas adivinanzas les conducirán hasta diez puntos de interés señalizados con una placa y un pictograma en relieve que deberán reproducir en fichas con una cera de color. Esta propuesta viene a reforzar la certificación de Roses como ‘Destino Turístico Familiar’ que ya atesora el sello de ‘Playa en familia’ de la Agencia Catalana de Turismo.  

 

     Animar a los peques para que acompañen a sus padres en sus visitas a los lugares más representativos de Roses, sin aburrirse, es el leit motiv de ‘Roses Tour Familiar’, una divertida excusa para mostrar –a menores de 12 años acompañados de sus padres– una decena de puntos de interés de esta localidad. Una actividad que pretende relacionar cuatro importantes aspectos para el destino como son la promoción de su patrimonio, la ampliación de la oferta familiar, la incentivación de la actividad física y la adaptación a las actuales circunstancias, que aconsejan realizar actividades individuales o en pequeños grupos.

 

La Ciudadela, el Castillo de la Trinitat, la iglesia de Santa María, el puerto pesquero (Cofradía de Pescadores), el puerto deportivo (Grupo de Deportes Náuticos), el faro de Roses, el mercado municipal, la plaza de la Pau, el antiguo lavadero y el cañón del Paseo Marítimo son los diez puntos señalizados con una placa y un pictograma en relieve. ¿Qué hacer en ellos? Muy fácil: reproducirlos sobre las correspondientes fichas que se entregarán en la Oficina de Turismo, editadas en varios idiomas.

 

Todos quienes completen –en un máximo de diez días– el recorrido y entreguen las fichas en la propia Oficina de Turismo recibirán un pequeño obsequio. Una manera de gratificar su participación en este ‘Roses Tour Familiar’ que, además, les habrá permitido conocer lo mejor del patrimonio rosense de una manera amena y divertida.

 

Consciente de que el 60% de los turistas que visitan Cataluña lo hacen en familia, Roses está llevando a cabo en los últimos años importantes acciones, como este ‘Tour’. Con ellas refuerza el certificado de ‘Destino Turístico Familiar’ que atesora desde 2010, promovido por la Agencia Catalana de Turismo mediante una auditoria que distingue los municipios que han mejorado sus alojamientos, infraestructuras, restauración y servicios, adaptados a las necesidades de las familias con hijos. En el caso concreto de Roses: su parque infantil de playa, ocio y entretenimiento, servicios de canguros en diferentes idiomas, vigilancia y protección, espectáculos infantiles en la calle, habitaciones comunicadas (en los hoteles) y menús infantiles, tronas y cambiadores de pañales (en los restaurantes).

 

                                      

         Más información en: http://es.visit.roses.cat/

 

Tres huellas arqueológicas para viajar a la prehistoria de Formentera

Desde hace un mes es posible realizar una visita virtual en tres dimensiones al más importante de los tres, Ca na Costa, el megalito más importante de las Islas Baleares

 

De un paraíso del siglo XXI… ¡A la Edad de Bronce! Sorprendente, ¿verdad? Formentera atrae al visitante por el fascinante encanto de sus cristalinas aguas y su naturaleza salvaje pero, una vez allí, la menor de las Pitiusas es también una fuente inagotable de experiencias. Como la de retroceder cuarenta siglos en la historia, en un imaginario viaje en el tiempo para admirar su atractivo menos conocido: su patrimonio arqueológico. Tres son los referentes que lo componen: el sepulcro de Ca na Costa, los yacimientos de Cap de Barbaria y el castellum romano de Can Blai. Un retorno al pasado… sin dejar el presente.

 

Recorrer Formentera a pie o en bicicleta en busca de sus playas tiene también sorpresas culturales, como las de descubrir -¡y admirar!- las huellas arqueológicas que son el más fiel reflejo del devenir de la historia, desde el 2.100 a.C. Al norte, cerca de Es Pujols, Ca na Costa; al este, camino de Es Caló, Can Blai; y rumbo al faro, Cap de Barbaria (I, II y III). Un mágico triángulo patrimonial que puede ser un perfecto complemento a los chapuzones, el senderismo por sus Rutas Verdes, los románticos atardeceres o la degustación de la sabrosa gastronomía slow food de la isla.

 

1–Ca na Costa. Monumento megalítico de carácter religioso descubierto en 1974, cuyos orígenes se remontan a comienzos de la Edad de Bronce (entre 2040 y 1600 a.C.). Este yacimiento funerario consta de una cámara central circular delimitada por grandes losas verticales rodeadas por tres círculos concéntricos de empedrados y 22 radiales, además de un corredor que conduce a la parte central.

 

2–Cap de Barbaria I, II, III. Tres de la veintena de yacimientos arqueológicos pertenecientes también a la Edad de Bronce (entre 1600 y 1000 a.C.), que son fiel testimonio de la densa población que había en esta zona de isla, actualmente deshabitada. El mayor es Cap de Barbaria II, con una compleja estructura formada por diferentes ámbitos y formas, adosados unos a otros: círculos, semicírculos, herradura, elipse. Unos compartimentos relacionados a los usos de cada espacio: habitaciones, áreas de trabajo o corrales.

 

3–Can Blai. Restos de una construcción fortificada romana (siglos III y IV d.C.). Su estructura es de planta cuadrada con una torre en cada esquina. Su tipología hace pensar que fue creada como refugio para la población de las zonas cercanas.

 

 

Más información: https://www.formentera.es         Visita Virtual a Ca na Costa: https://bit.ly/3e22MT7

Castelló, a través de sus huellas modernistas

 

El patrimonio cultural de la capital de la Plana tiene una de sus señas de identidad en este estilo arquitectónico-ornamental que se apoya también en la cerámica

 

Los cuatro edificios ubicados en la plaza de La Farola –epicentro histórico-urbano de la ciudad–, el edificio de Correos, el kiosco frente al Teatro Principal, la Casa Dávalos, la Casa de los Caracoles… Castelló es también un museo al aire libre del Modernismo, movimiento artístico de finales del siglo XIX y principios del XX que cautiva por la belleza de sus formas curvas y asimetrías, y el uso de la cerámica, la forja y las vidrieras de colores para ensalzar fachadas e interiores. Arquitectos influenciados por Antonio Gaudí –uno de los genios universales de este estilo– dieron forma a los deseos de adineradas familias burguesas de la época, dejando una imborrable huella urbanística que supone uno de los grandes atractivos culturales de pasear por Castelló.

 

     ¿Nos vemos en La Farola? Quien visite Castelló debe saber que ese es uno de los principales puntos de encuentro y nombre popular de la Plaza de la Independencia por la farola que preside su glorieta central. Una plaza que se configuró en 1891 y hace referencia a la Guerra de la Independencia. Aquí estaba la antigua puerta de acceso a la ciudad… y ahora conecta con la principal vía de entrada al centro histórico.

 

 

La Farola –en hierro forjado y rematada con cuatro brazos decorados con dragones que sostienen faroles– ocupa el centro de esta plaza. Fue precisamente en este lugar donde el cardenal de Tarragona, Francesc Vidal y Barraquer, coronó en 1924 a la Virgen del Lledó como patrona de Castelló. Una plaza que enlaza al norte con el Parque Ribalta –auténtico pulmón verde de la ciudad– y que está declarada Conjunto Histórico-Artístico por sus cuatro edificios modernistas unidos unos a otros. El auténtico Km 0 del Modernismo castellonense que se caracteriza también por el uso de la cerámica, industria muy arraigada en la ciudad.

 

El primero es la Casa Chillida (1014-15), que destaca por su volumen prismático, los esbeltos arcos de mediopunto y la balaustrada entre jarrones de piedra. La Casa Alcón (1913) mezcla estilos en un curioso eclesticismo donde pueden verse pináculos pseudogoticistas mezclados con triglifos modernistas. La Casa de las Cigüeñas (1912), obra del arquitecto local Godofredo Ros de Ursinos, es la más emblemática, con sus bellos colores en su cerámica policromada, los balcones de hierro forjado y pilastras que descansan sobre pedestales ornados con cigüeñas y rematados con dobles columnas atornasoladas. Y la Casa Calduch (1903) destaca por un gran mirador de madera enmarcado en una fachada con almohadillados y diferentes tipos de balcones, con un grandioso trabajo en forja.

 

 

El otro gran referente arquitectónico modernista es el edificio de Correos y Telégrafos (1932), realizado en ladrillo que se mezcla en formas y combina con los colores de la cerámica, principalmente azules y amarillos. Con bloques neo-mudéjares que recuerdan la tradición musulmana, en su conjunto destaca la fachada, flanqueada por dos torretas. Y su interior es un espacio funcional con una zona central –con luz natural– y un friso superior con motivos costumbristas.

 

 

Justo frente al Teatro Principal no deja indiferente a nadie el kiosco modernista de la Plaza de la Paz, en madera forja y vidrieras. En la calle Mayor (nº 78), la Casa de los Caracoles, actual sede de la Presidencia de la Generalitat Valenciana en Castelló, llama la atención por dos ejemplares de este molusco en la entrada de carruajes. En la calle Gasset (nº 5), otro impresionante edificio, la Casa Dávalos. En la calle Colón (esquina con Alloza) sobresale la fachada de Muebles Navarro, edificio que a lo largo de los años ha albergado diversos comercios. En la calle Enmedio (nº 148), la Academia la Purísima, edificio residencial plurifamiliar. Y en la Ronda Magdalena, la iglesia de la Sagrada Familia también destila decoración modernista en su fachada.

 

     Visita virtual a La Farola Modernista: https://bit.ly/2Ls17dg                      Planifica tu escapada: https://www.castellonturismo.com