Archivo de la categoría: Gastronomia

Sitges brinda al turismo los secretos de su dulce Malvasía

Mucho más que una simple variedad de vino dulce, la Malvasía forma parte de la historia patrimonial y emocional de Sitges y sus orígenes datan del siglo XIV. Es el fiel testimonio del pasado viticultor del municipio, que estuvo a punto de desaparecer, y que pasa a ser protegido, conservado y divulgado gracias al Centro de Interpretación de la Malvasía. Inaugurado recientemente, se ubica en el antiguo Corral de la Vila y la antigua bodega del Hospital de Sant Joan Baptista, edificio de uso público desde el siglo XVIII. El centro no sólo explica la historia de este vino sino que está concebido para acoger actividades culturales como conciertos y presentaciones en formatos diversos.

 

El Hospital de Sant Joan Baptista conserva en propiedad las 1,7 hectáreas de viña Malvasía de Aiguadolc y las 0,3 hectáreas que quedan en su recinto, constituyendo el último viñedo integrado en el núcleo urbano de Sitges. Su Fundación quiso dar un nuevo impulso para proteger, conservar y divulgar este vino dulce autóctono que cristalizó el pasado mes de abril con la inauguración del Centro de Interpretación de la Malvasía (CIM).

 

     El Centro está ubicado en el antiguo Corral de la Vila y la antigua bodega del Hospital de Sant Joan Baptista y se suma a la amplia oferta cultural y museística sitgetana que conforman, entre otros, el Museo de Maricel, el Museo del Cau Ferrat o la Fundación Stämpfli, de arte contemporáneo.

El CIM se articula en cuatro ejes vertebradotes: Las características y variedades de la uva, La expansión e historia de la Malvasía de Sitges, El legado Llopis y la historia de la Fundación, y La Malvasía de Sitges como patrimonio. Y en sus dependencias el visitante podrá ver fotografías, audiovisuales, textos explicativos, juegos, barriles (los nueve que forman parte de la bodega del Hospital) o una prensa, entre otros elementos de interés.

 

Este centro tiene el objetivo de reivindicar un espacio patrimonial del municipio y manifestar su proximidad. Además, el Corral de la Vila es la única muestra de arquitectura tradicional popular de la época moderna y pone en valor la actividad económico-ganadera de Sitges.

El proyecto del CIM, en su conjunto, va más allá de un simple museo y está pensado para que sus dependencias acojan actividades culturales de la localidad, como conciertos del Festival de Jazz, rutas culturales y turísticas o presentaciones en formatos diversos.

 

     Abierto al público los viernes (de 16.00 a 19.00 horas), sábados (de 11.00 a 14.30 y de 16.00 a 19.00 horas) y los domingos (de 11.00 a 14.30 horas), constituye un museo participativo y sensorial en el que, además de conocer la historia y realidad de la Malvasía de Sitges, se pueden catar las diferentes variedades del producto, comprarlo y vivir el proceso de producción gracias a las visitas a la viña del propio Hospital.

La Malvasía, un vino dulce

 

La Malvasía es una variedad de vino dulce cuyas raíces se remontan al siglo XIV, cuando llegaron a Sitges los primeros sarmientos. Tal fue su arraigo en la localidad que en el siglo XVIII ya ocupaban la cuarta parte del cultivo, exportándose a toda Europa y colonias de Ultramar y siendo símbolo de prosperidad económica.

 

Pero la plaga de la filoxera y la aparición del cava, en el último cuarto del siglo XIX, amenazaron con hacer desaparecer la Malvasía. Consciente de ello, el diplomático sitgetano Manuel Llopis i de Casades quiso evitarlo legando al Hospital de Sant Joan Baptista una viña situada en Aiguadolç y el negocio familiar a condición de que esta institución continuara elaborándola con la calidad que la caracterizaba tradicionalmente.

 

La Malvasía de Sitges se cultiva desde hace unos años con la complicidad de varias bodegas de la D.O. Penedès. Y la producción anual que realiza el Hospital es de 8.000 botellas de Blanc Subur, 4.000 botellas de Malvasía dulce, 1.900 botellas de Llegat Llopis (blanco), 700 botellas de Malvasía seca y 300 botellas de Monembàsia (cava).

 

Más información en la web de Turisme de Sitges, www.sitgesanytime.com, y en http://www.hospitalsitges.cat/

 

El pulpo y la sepia reinan en los arroces del Grau de Castelló de la Plana

 

Castelló de la Plana vuelve a tentar a los paladares más exigentes. Esta vez con el pulpo y la sepia como sabrosos ingredientes de un arroz muy singular que será el protagonista de un mes gastronómico excelso. Del 24 de mayo al 24 de junio, una docena de los más importantes restaurantes del Grau se unen proponiendo diferentes menús compuestos de un aperitivo, dos entrantes, arroz de pulpo y sepia a su estilo y un postre. Una deliciosa manera de poner en valor dos de los frutos del mar que llegan a diario a su lonja.

 

La gastronomía sigue siendo uno de los platos fuertes de la oferta turística de Castelló de la Plana. Y si mayo arrancó con el Concurso Internacional Arrocito de Castelló, concluirá con otra sabrosa y tentadora manera de preparar el arroz marinero.

 

Durante un mes, del 24 de mayo al 24 de junio, su Distrito Marítimo acogerá la V edición de las Jornadas Gastronómicas Pulpo y Sepia Grau de Castelló; dos de los múltiples frutos del Mediterráneo que los pescadores llevan a diario a la lonja para nutrir de excelente materia prima los fogones castellonenses.

Doce de los mejores restaurantes de la zona han vuelto a unirse para proponer menús entre 25 y 30 euros cuyo plato principal es el arroz de pulpo y sepia –casa uno a su estilo– complementado con un aperitivo, dos entrantes y un postre, bebidas aparte.

 

Los restaurantes que tomarán parte en estas jornadas son: Brisamar, Mediterráneo, Casa Santiago, Casa Juanito, Casa Lola, Nou Escull, Golf Azahar, La Trocha, La Ola, La Tasca del Puerto, La Ballena y Ri&Co Bistró.

 

Entre los tentadores entrantes –con estos dos ingredientes– que podrán degustarse en estas jornadas figuran: Pulpo a la plancha con puré de boniato ahumado, aceite de pimentón y crujiente de espinacas, Pulpo Cesarín (10ª mejor tapa 2017 Sabores Castelló), Pulpo con parmentier y matrimonio de especias, Pulpo de roca con all i oli de naranja y perejil, sobre timbal de patata confitada al ajo, Crujiente de sepia encebollada sobre salsa americana, o Pulpo con pesto de almendra, albahaca y queso curado.

Según Lola Martínez, presidenta de la Asociación Grao Centro Gastronómico y propietaria del restaurante Casa Lola, “estas jornadas sirven para potenciar el consumo del pulpo y la sepia de nuestra lonja y también para desestacionalizar el turismo. Nuestro deseo, desde la Asociación, es poner en valor toda nuestra rica y variada gastronomía”.

 

Más información en la web https://www.castellonturismo.com/

 

Paco Rodríguez, del restaurante Miguel y Juani, en l’Alcúdia, ganador del mejor ‘Arrocito de Castelló’

 

La plaza Mayor de Castelló, corazón de la capital de la Plana, se convirtió el lunes 6 de mayo en una inmensa y majestuosa cocina, escenario de la 2ª edición del Concurso Internacional ‘Arrocito de Castelló’. Un total de 15 cocineros, con sus respectivos ayudantes, compitieron por preparar, a la leña, la mejor versión de la receta propuesta por el prestigioso chef Miguel Barrera, que atesora una estrella Michelin. El ganador fue Paco Rodríguez, del restaurante Miguel y Juani, de l’Alcúdia. En segundo lugar quedó Jairo Varas, del Avenida 2.0, en Massamagrell. Y tercera resultó Isabel Ribelles, del restaurante Nazaret, en Puçol.

 

     El olor a leña impregnó por un día la plaza Mayor de Castelló de la Plana. Y los emblemáticos edificios que la envuelven –el Ayuntamiento, la Concatedral de Santa María, la torre-campanario del Fadrí y el Mercado Municipal– arroparon la 2ª edición del Concurso Internacional ‘Arrocito de Castelló’. Una quincena de fuegos donde se cocinaron otras tantas versiones de este buque insignia de la gastronomía castellonense al que popularizó hace un cuarto de siglo el grupo El Último de la Fila en su canción ‘Como un burro amarrado en el puerta del baile’: “…piloto de aeroplano soy, llévame al cine, amor, y a comer un arrocito a Castelló’.

Con paciencia, mimo y sabiduría quince chefs, con sus respectivos ayudantes de cocina, fueron picando ajos, sofriendo tomate, limpiando pescado o dorando arroz ante la mirada atenta de los castellonenses y visitantes que, curiosos, se dejaron tentar por aquel auténtico espectáculo culinario al aire libre, en pleno corazón castellonense.

 

Los quince chefs que afrontaron el reto de versionar a su aire la receta propuesta por el reconocido Miguel Barrera –que ostenta una estrella Michelin por Cal Paradís– fueron: Isabel Ribelles, del restaurante Nazaret (Puçol, Valencia); Jairo Varas, del Avenida 2.0 (Massamagrell, Valencia); Adrián Merenciano, del Flote Restaurante (Castelló); Juan José Sanbartolomé, del Sequial (Sueca, Valencia); Fernando Piris Llopis, de La Mar Salà (Cullera, Valencia); Joan Baños, del restaurante del Club Náutico de Castelló (Grau de Castelló); Paco Gimeno, de El Racó de Meliana (Meliana, Valencia); Paco Rodríguez, del restaurante Miguel y Juani (L’Alcúdia, Valencia); Yolanda Martín, del Mesón Maryobeli (Cugeces del Monte, Valladolid); Cesáreo Martí, de Casa Lola (Grau de Castelló); Jorge Allepuz del Denim Gastrobar (Castelló); Borja Jesús Llidó, de El Chato Gastrobar (Artana, Castelló), vencedor de la 1ª edición; Daniel García, del Bufit (Valencia); Abel Ramón Calvet, del Ramsol (Xert, Castelló); y Joaquín Pomer, del Menú Colegial S.L. (Castelló).

 

Aceite de oliva virgen extra, tomates, alcachofas, ajos, sepionet de la punxa, langostinos de Castelló, rape, fumet, arroz y azafrán fueron los ingredientes con los que los citados chefs trataron de cautivar al jurado, con algunos chefs que ostentan estrellas Michelin y soles Repsol.

Este selecto jurado estaba integrado por: Patricia Puerta, concejala de Turismo del Ayuntamiento de Castelló; Miguel Barrera, chef del restaurante Cal Paradís, con una estrella Michelin y dos soles Repsol; Bernard Köller, del restaurante Riff, con una estrella Michelin y dos soles Repsol; Miguel Ángel Mayor, del restaurante Sucede, con una estrella Michelin y un sol Repsol; Rafa Soler, del Audrey’s, con una estrella Michelin y un sol Repsol; Luis Valls, jefe de cocina del restaurante El Poblet, con una estrella Michelin y un sol Repsol; Cristina Figueira, de El Xato, con una estrella Michelin; Santos Ruiz, gerente del Consell Regulador de la D.O. Arroz de Valencia y crítico gastronómico; Jesús Terrés, editor de La Guía Hedonista de Valencia; y Manuel Rodríguez, presidente de la Academia de Gastronomía de la Comunidad Valenciana.

 

En total se otorgaron tres premios de 1.000, 500 y 300 euros. Resultó vencedor Paco Rodríguez, del restaurante Miguel y Juani, de l’Alcúdia. Segundo quedó Jairo Varas, del Avenida 2.0, en Massamagrell; y tercera fue Isabel Ribelles, de restaurante Nazaret, en Puçol. Los tres restaurantes pertenecen a la provincia de Valencia. Además, los 15 chefs finalistas –escogidos entre un total de 40 inscritos– recibieron un diploma que acredita su calidad para elaborar con total solvencia el sabroso ‘Arrocito de Castelló’.

Miguel Barrera, miembro del jurado y autor de la receta del ‘Arrocito de Castelló’, valora así al vencedor: “El arrocito de Paco Rodríguez ha resultado ganador porque tenía una cocción perfecta, tanto del arroz como de los ingredientes; su interpretación de mi receta ha sido muy bien ejecutada. Quiero destacar también el nivel de esta 2ª edición, que ha sido muy alto”.

 

Más información sobre las bases del concurso en la web: www.castellonturismo.com

 

Diez pistas para dejarte tentar por Menorca este 2019

Playas de fina arena o rocosas; fascinantes monumentos de piedra talayóticos; rutas ecuestres o en bicicleta, excursiones marítimas, senderismo cargado de historia, fiestas singulares con caballos, sabrosa gastronomía coronada por una caldereta, pueblos para sentir la más pura esencia rural… Menorca, donde las distancias se acortan y el tiempo se detiene, es ideal para descubrirla y disfrutarla relajadamente. Estas diez tentadoras pistas constituyen el decálogo perfecto para una escapada en cualquier época del año a este paraíso mediterráneo.

 

     Como los cánticos de sirenas atraían a Ulises en la ‘Odisea’ de Homero, el magnetismo de unos monumentos megalíticos singulares, los talaiots, parecen atraer al visitante hacia Menorca, bella por naturaleza y reconocida por la UNESCO como Reserva de la Biosfera desde hace un cuarto de siglo. Una isla –la segunda mayor del archipiélago balear después de Mallorca– que tiene el privilegio, por su ubicación geográfica, de ser el primer lugar de España donde ver amanecer.

 

Los apenas 47 kilómetros que separan Maó, su capital (al este), de Ciutadella (oeste), y los 17 kilómetros de norte a sur la convierten en un destino muy manejable ideal para una escapada vacacional, de puente o incluso de weekend en cualquier momento del año. Una isla que podemos empezar a descubrir y disfrutar a partir de estas diez tentadoras pistas:

 

1 – Calas y playas de fuerte contraste. Al sur, la finísima arena blanca y aguas turquesa arropan coquetas calas como Macarella, Macarelleta, Turqueta, Es Talaier o Mitjana u otras urbanizadas como Galdana o Punta Prima. Al norte, por contra, el paisaje se torna más salvaje y virgen, entre formaciones rocosas de pizarra y arcilla roja, como Cavalleria, Binimel·la o Pregonda.

2 – Camí de Cavalls, paseando por la historia. Los mejores paisajes de la isla se contemplan recorriendo los 185 kilómetros repartidos en 20 tramos de esta ruta senderista (GR223) cuyos orígenes se remontan al siglo XIV, cuando el rey Jaume II ordenó a los caballeros menorquines poner vigilancia a caballo por todo el perímetro de sus 216 kilómetros de costa.

3 – La Menorca Talayótica. Se remonta a 4.000 años atrás y hay más de 1.500 yacimientos en la isla, con construcciones tan llamativas como los talaiots, las taulas y las navetas. Este patrimonio es único en el mundo por la tipología de algunas de estas construcciones, su excelente estado de conservación, su monumentalidad y su densidad (¡2 por km2)!), por lo que es candidato a Patrimonio Mundial de la Humanidad. A destacar la Naveta des Tudons (Ciutadella) y los poblados talayóticos de Trepucó (Maó) y Torre d’en Galmés, entre Alayor y Son Bou.

 

4 – Maó-Ciutadella; tan distintas, tan seductoras. Maó, puerta de entrada aérea y marítima a Menorca y su capital, aún conserva el aire que le dieron los británicos, que permanecieron casi un siglo –el XVIII­– en la isla. Destaca su puerto –el natural más grande de Europa– donde está la destilería de gin Xoriguer, su ginebra autóctona. Ciutadella, la antigua capital, es una joya de piedra que reviste las señoriales fachadas de sus palacios. Su laberinto de callejuelas, la Catedral de Menorca y un puerto que parece un canal veneciano son otros de sus atractivos.

 

5 – Monte Toro, su cima y corazón panorámico. Menorca es una isla plana cuya única montaña apenas tiene 358 metros. Pero su techo ofrece la mejor panorámica de toda ella, además de acoger el santuario de su patrona, la Madre de Dios del Toro (siglo XVII). También llama la atención la espectacular estatua de un Cristo redentor, que recuerda al del Corcovado de Río de Janeiro.

6 ­– A caballo o en bicicleta. Recorrer la isla a lomos de un caballo es una experiencia única para disfrutar de este paraíso natural. Diversas empresas organizan salidas individuales o en grupo adaptadas a todos los niveles. Otra alternativa de turismo activo es la bicicleta, para lo cual la isla dispone de 21 trazados cicloturistas perfectamente señalizados.

 

7 – Excursiones marítimas y deportes náuticos. El mar forma parte de la esencia de Menorca. Para descubrir los rincones más bellos y recónditos de su costa, nada mejor que navegar en catamaranes u otras embarcaciones. Y para divertirse de forma activa, practicar deportes náuticos como el kayak, windsurf, vela, submarinismo, paddle surf o motos acuáticas.

 

8 – Sus pueblos, encanto rural. La Menorca interior es otro gran atractivo de la isla, para conocer sus raíces rurales. Alaior, ubicada sobre un montículo, destaca por su creatividad pastelera y fue cuna de los famosos helados La Menorquina. Es Mercadal, encrucijada de caminos, es un pueblo encalado que presume de un espectacular aljibe del siglo XVIII. Ferreries destaca por su calzado artesano, las famosas y tradicionales abarcas. Sant Lluis llama la atención por su emblemático molino. Sant Climent está rodeado de yacimientos talayóticos. Y Es Migjorn Gran es el municipio más joven… pero cuna de la cultura popular e invita a sosegados paseos.

 

9 – Sus fiestas: ‘jaleos’ ecuestres. La isla es famosa por sus caballos de raza y estos son los protagonistas de todas sus fiestas populares, que arrancan con las de Sant Joan en Ciutadella (23 y 24 de junio). Los ‘jaleos’ o cabalgadas a dos patas mientras la gente aguanta los músculos del animal desde sus costados son un espectáculo único e inolvidable.

10 – Gastronomía excelsa y de proximidad. Aunque el plato estrella es la Caldereta de langosta –sencillo guiso de pescadores elevado a excelso manjar– la cocina menorquina es rica en matices y puede degustarse a través de diversas rutas, como la del queso, del vino, de las recetas tradicionales y de la gastronomía marinera. También es mundialmente famosa su salsa mahonesa.

RV EDIPRESS gana la cuenta de Turismo de Menorca

 

Tras la renovación de su confianza a la Agencia, un año más, de clientes tan importantes como Castilla La Mancha, Tarragona, Castellón de la Plana, hoteles Silken, la Red de Ciudades Ave, Hoteles Santos, Mundomar Cruceros, Turismo de Ferrol o Turismo de Formentera, el Grupo RV EDIPRESS da un paso más en su liderazgo internacional con la incorporación a su Cartera de Clientes de Turismo de Menorca. Un paraíso mediterráneo para disfrutar durante todo el año, que es Reserva de la Biosfera desde hace un cuarto de siglo y que atrapa al visitante con su infinidad de atractivos turísticos, entre los que destaca su patrimonio arquitectónico, cultural, histórico, gastronómico y festivo, sus playas y sus gentes.
¿Te atreves a descubrirlo?

 

     El Grupo RV EDIPRESS consolida su liderazgo en el sector de la Comunicación especializada en Turismo con la incorporación de un nuevo cliente, Menorca, tras haber sido seleccionada por esta isla balear. Un destino imprescindible en la agenda de cualquier viajero que, desde ahora, y de la mano de la Agencia, proyectará a nivel nacional todas y cada una de las riquezas que hacen de él un punto de referencia a nivel turístico.

Para ello, el Grupo, liderado por Fernando Valmaseda, ha dispuesto un gran equipo multidisciplinar experto en las áreas de Comunicación, Marketing, Eventos, RR.PP., Fotografía, Diseño, área de AAVV y Social Media, que trabajará en una ambiciosa estrategia integral 360º con la que, mes a mes, buscará reforzar una marca sólida y de referencia en el Sector, construida sobre las potencialidades del destino, variedad de propuestas culturales e infinidad de atractivos patrimoniales, naturales, gastronómicos y festivos que esta isla balear ofrece a las diferentes tipologías de viajero.

 

Son innumerables y variados los alicientes que Menorca ofrece al visitante, empezando por un equilibrio natural sostenible, avalado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera desde 1993. Una isla donde cada rincón de su costa ofrece una cala o playa de finísima arena, bañada por cristalinas aguas turquesas. Un remanso de paz donde el tiempo se detiene para poder disfrutarlo en pareja, en familia o con amigos.

Al mágico magnetismo de su patrimonio talayótico, una de sus principales señas de identidad, Menorca une una gastronomía excelsa basada en productos autóctonos, rutas senderistas, espacios naturales… y una decidida apuesta por la práctica deportiva, tanto en disciplinas náuticas –kayak, windsurf, vela, submarinismo…– como terrestres: desde los trails al cicloturismo pasando por el golf o el turismo ecuestre.

RV EDIPRESS, que el 2 de febrero celebró su 17 aniversario, y que el 29 de Noviembre celebrará su III Edición de los Premios PICOT, lleva una década liderando el sector la Comunicación especializada en Turismo en España, como así lo avalan los Medios de Comunicación, los profesionales de la información de este Sector y los diferentes premios recibidos, entre ellos el Premio a la ‘Mejor Agencia de Comunicación Española especializada en Turismo’ en el año 2007; el Premio a la ‘Mejor Trayectoria, Proyección y Evolución Empresarial’, concedido en 2011; el Premio a la ‘Mejor Agencia de Comunicación Española especializada en Turismo’ y el ‘Premio a la Mejor Estrategia de Comunicación para un destino Internacional’, ambos en 2014; el ‘Premio a la Mejor Agencia de Comunicación Española especializada en Turismo’ en los años 2015 y 2016; y el ‘Premio Estrella del Turismo 2017’a la mejor Agencia de Comunicación en el año 2017.

 

Sitges, combinación perfecta de ocio y devoción para esta Semana Santa

 

Semana Santa es sinónimo de procesiones… pero también de mucho más. Son las primeras vacaciones del año y el momento ideal para disfrutarlas en un destino que combine devoción y ocio, como el que ofrece Sitges del 14 al 22 de abril. Sus actos religiosos incluyen un elemento diferencial, las caramelles, canciones populares que recorren las calles más céntricas del municipio siguiendo una tradición que se remonta al siglo XVI. Pero, además, la localidad propone aprovechar el arranque de la temporada playera, un atractivo shopping, deliciosa gastronomía y novedades culturales como la nueva exposición del Museo Maricel. Tentador, ¿verdad?

 

     Tras un intenso mes de marzo en el que las propuestas culturales –Rally Internacional de Coches de Época Barcelona-Sitges, Festival Internacional de Patchwork y Feria Scrap+– han hecho vibrar a quienes se han dejado tentar por ellas, Sitges afronta el mes de abril, en la recta final de la Cuaresma, con la vista puesta en Semana Santa.

Del domingo 14 al lunes 22 de abril, la localidad barcelonesa se sumergirá en la emoción y el recogimiento propios de la Pascua, con sus misas y procesiones… pero con el valor añadido de poder disfrutar de la primera gran escapada vacacional del año con unos días de ocio en los que conocer los múltiples atractivos de la ciudad, entre ellos sus 26 playas y calas, aprovechando el buen tiempo y el arranque de la temporada playera.

 

Los amantes del shopping hallarán en Sitges pequeñas tiendas con productos singulares en cuanto a moda y complementos, que buscan originalidad y modernidad. La gastronomía es otro plato fuerte en la oferta turística sitgetana, destacando los pescados, los arroces y una ensalada muy especial, el xató (con base de escarola y su salsa más característica), todo ello maridado con los vinos de la D.O. Garraf y un vino dulce autóctono, ideal para acompañar al postre, la Malvasía.

La cultura también estará muy presente en Semana Santa con la nueva exposición del Museo Maricel titulada ‘Del Modernismo a las Vanguardias. Dibujos de la colección de la Fundació Mapfre’. Abierta hasta el 23 de junio, presenta 47 obras de artistas de primer nivel de los siglos XIX y XX, entre ellos Picasso, Dalí, Miró, Sorolla, Matisse o Rodin.

 

Las tradiciones religiosas

 

El Domingo de Ramos tendrá lugar la Bendición de palmas y palmones, a las 12.00 horas, en la plaza del Ayuntamiento, dando paso a ocho días de celebraciones litúrgicas marcadas por las procesiones, las exposiciones… y las caramelles, que constituyen el factor más diferencial de la Semana Santa sitgetana. Son cánticos inspirados en una tradición catalana que data del siglo XVI, en la que grupos de cantores recorren los principales lugares de la localidad. Se interpretan el Sábado Santo, desde las 23.00 horas hasta bien entrada la madrugada, y posteriormente durante todo el Lunes de Pascua.

 

     Del lunes 15 al miércoles 17 podrán admirarse dos exposiciones en el Palau del Rei Moro: La del Santo Sepulcro de los Pasos de Semana Santa y la de Calvarios, integrada por una decena de dioramas (maquetas) realizados por el Grupo Pesebrista de Sitges, representando diferentes momentos de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. El Jueves Santo está dedicado fundamentalmente a la oración, con plegarias y misas.

El día más emotivo será el Viernes Santo y arrancará con un Vía Crucis que parte de la Ermita de Sant Sebastiá hasta la iglesia parroquial de Sant Bartomeu y Santa Tecla, icono de la localidad. Aunque el momento culminante llegará por la noche, con la Procesión del Silencio. Dará comienzo a las 22.00 horas, con salida y llegada en la plaza del Baluard, recorriendo las principales calles del centro de Sitges.

 

 

Más información en la web www.sitgestur.cat