El secreto de la verdadera magia de Menorca

 

Más allá de sus mil calas y playas, de su naturaleza, gastronomía y patrimonio, hay algo que distingue a Menorca y atrapa al visitante: su manera de entender la vida, forjada con el paso de las distintas civilizaciones que han dejado huella en ella. Los gestadores de la cultura talayótica, allá por el 1400 a.C., los romanos, los vándalos y los bizantinos, los musulmanes… y, más recientemente, los ingleses (sobre todo) y franceses. Todos ellos contribuyeron a definir el carácter del menorquín, que recibe al visitante con los brazos abiertos, dispuesto a que se sienta como en su propia casa. Un valor inmaterial pero que, sin duda, agradece el viajero, quien rápidamente olvida el estrés de la vida cotidiana para disfrutar por unos días de la mágica esencia de la isla. Un lugar donde se vive, siente y disfruta a ritmo slow. Tentador, ¿verdad?

 

‘El factor humano’ –título de una de las más prestigiosas novelas de Graham Greene– serviría para definir el secreto mejor guardado de Menorca: sus gentes que son las que dan vida a todo lo demás. Empezando por esas milenarias piedras que configuran una de las señas de identidad de la isla: la cultura talayótica, que en febrero de este año será presentada por España como candidata a Patrimonio de la Humanidad.

 

 

     Visitar un destino conlleva algo más intenso y profundo que la simple contemplación de monumentos o hacer selfies junto a ellos. Es sumergirse en la propia historia de cada uno para entender su verdadero significado, el resultado de lo que contemplan nuestros ojos. Y todo ello hay que saber contarlo, con orgullo y con pasión, como lo hacen los menorquines. Solo así es posible entender cómo esos conjuntos de milenarias piedras componen navetas, talayots, taulas o necrópolis, auténticas obras de arte pétreas de una civilización que empezó a marcar el destino de Menorca, su diferenciación como una isla única en el Mediterráneo.

 

La historia también está perfectamente fusionada con la conservación del territorio de la isla, Reserva de la Biosfera desde hace un cuarto de siglo. Dan fe de ello senderos como el Camí de Cavalls, 185 kms que recorren todo el perímetro costero y cuyos orígenes se remontan a 7 siglos atrás cuanto, en tiempos del rey Jaime II, se ordenó mantener un caballo armado para vigilarla ante posibles ataques por mar. O el Camí d’en Kane, construido durante la dominación británica (siglo XVIII) por orden del gobernador inglés Richard Kane y que durante un siglo se convirtió en el eje principal de Menorca, de Ciutadella a Maó. En la actualidad parte de este camino –desde Es Mercadal a Maó– es una ruta paisajística.

 

 

     También la gastronomía de Menorca –que le ha valido el reconocimiento de Región Europea de la Gastronomía 2022– es rica en matices de otras culturas que han dejado su poso en muchas de sus recetas. Como el vino, que implantaron los romanos; el cuscussó, dulce típico navideño, heredado de los árabes; la ginebra menorquina autóctona, el Gin Xoriguer, de influencia británica al igual que el brou de xenc (caldo ternera); o la salsa mahonesa, que durante la dominación francesa entusiasmó al Duque de Richelieu (siglo XVIII), quien ‘exportó’ la receta a Francia con el nombre de mahonnaise, en honor a Maó.

 

Y más allá de la propia tierra también está el cielo, que ya observaban los antepasados menorquines y que ha derivado en otro de los grandes atractivos de la isla, declarada Destino y Reserva Starlight por su nitidez nocturna, nula de contaminación lumínica.

 

El secreto de la verdadera magia de Menorca está, precisamente, en haber sabido mantener la autenticidad de esa esencia multicultural que ha impregnado el carácter menorquín. Historia, naturaleza, costumbres, tradiciones… pero, sobre todo, personas. Parad los relojes y disfrutad de esta magia de Menorca como hacen los menorquines: poc a poc.

 

                             Más información en: www.menorca.es

La ciudad de Burgos, contrastes entre el pasado y el futuro

La capital burgalesa se ha convertido en ejemplo de armonía entre la arquitectura medieval europea y las nuevas tendencias artísticas

Comenzar paseando entre la historia, recorriendo rincones anteriormente conocidos exclusivamente por los peregrinos del Camino de Santiago, y encontrarse con edificios que, integrados en el casco histórico, abrazan la modernidad. Así es Burgos, una ciudad en donde pasado y futuro se conjuga en una única expresión, preparada para acercarse a todos los públicos y en donde cada visitante encontrará su rincón único y especial con independencia de sus gustos. Porque… ¡Burgos, te sienta bien!

Acercarse a Burgos, sin duda, es todo un placer para los sentidos. Pasear por sus calles nos remueve por dentro una mezcla de sensaciones únicas, y siempre deja sorpresas a quien la visita. Cruce de caminos, de culturas y de contrastes, la ciudad de Burgos ha sabido reinventarse, crecer y convertir un lugar repleto de patrimonio histórico, adaptándose a los nuevos tiempos, con edificios innovadores que consiguen hacer de Burgos un lugar único.

Uno de los imprescindibles es su Catedral. Actualmente sumida en la celebración de su VIII Centenario, se ha convertido en uno de los referentes nacionales e internacionales del Gótico. Acercarse hasta ella, contemplarla desde sus diferentes ángulos, es una experiencia mística. Adentrarse en sus muros, contemplar al Papamoscas marcando las horas, o curiosear junto a la tumba del Cid Campeador, es fundamental, pero los burgaleses también recomiendan contemplar la Catedral desde un punto único: al otro lado del río Arlanzón, desde el mirador de acceso al Museo de la Evolución Humana (MEH).

Realizado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg en un estilo único, donde el cristal y el acero se convierten en los protagonistas. En su interior encontramos restos de nuestros antecesores que datan de hace más de 300.000 años de antigüedad, como el cráneo ‘Miguelón’ o la ‘Pelvis Elvis’. Todo ello envuelto en un marco único, propio del Siglo XXI, donde la luz natural ilumina estos hallazgos que nos hacen ponernos frente a frente con nuestros antepasados. El contraste que genera ante nuestros ojos ambas edificaciones, las dos que más ojos atrapan en la capital burgalesa, merece que nos detengamos a disfrutar de la historia de una ciudad que está muy viva.

La ciudad de Burgos está llena de contrastes arquitectónicos únicos, como el que genera otra de las edificaciones más interesantes de la ciudad. Hablamos del Museo del Retablo, situado en la Iglesia de San Esteban. Este templo gótico presenta en su interior una espectacular colección de retablos que van del Siglo XV al XVIII, junto a una gran muestra de orfebrería. Anexo a la iglesia, encontramos uno de los edificios más rompedores de la ciudad: el Centro de Arte Contemporáneo de Burgos, que te traslada de nuevo a pleno Siglo XXI.

Otro de los contrastes de Burgos lo encontramos en la Plaza de San Juan. Al fondo de la misma encontramos el Monasterio de San Juan, que se ha convertido en uno de los espacios urbanos más sobresalientes la capital burgalesa. Este edificio, del Siglo XVI, ha mantenido en pie la sala capitular, sus muros y el claustro. Pero donde más destaca es en lo último, ya que cuenta con una cubierta de cristal totalmente moderna, una instalación realizada en el año 2015, que obtuvo el premio Europa Nostra en 2017. No es necesario adentrarse en su interior para descubrir un nuevo diseño arquitectónico, ya que adyacente en la plaza encontramos la Biblioteca Pública de Burgos, un espacio repleto de vida y de historia, donde la luz natural es protagonista de la intensa vida que atesora en su interior. Tras su puerta gótica encapsulada en cristal, encontramos un espacio diáfano, abierto a los conocimientos, donde las luces contrastan gracias a sus cubiertas, que se combinan en piezas transparentes, translúcidas y opacas, generando unos contrastes luminosos espectaculares y que favorecen a la lectura y concentración de los estudiantes e investigadores que hasta allí se acercan para aprender de sus tesoros.

Sin duda, la ciudad de Burgos está repleta de contrastes arquitectónicos, donde el pasado, el presente y el futuro se funden en un único paisaje, capaz de conquistar los corazones y los ojos de los más conocidos en la materia, al tiempo que permite adentrarse en la historia de las construcciones, siendo uno de los paseos imprescindibles de la ciudad.

Para más información: turismo.aytoburgos.es

Seis citas gastronómicas para degustar Roses

Además de sus 16 calas y playas, su gran patrimonio cultural, sus espacios naturales y su variada oferta de turismo activo, la localidad rosense cautiva por su cocina

 

La Feria de la Rosa, la Ruta de Tapas, la Feria de la Cerveza, la Campaña del ‘Suquet de Peix’, el Festivalet Posta de Sol y la Campaña ‘Ven a tomar el vermut a Roses’ son las seis citas con las que Roses tienta a los paladares más exigentes. Adaptadas a los protocolos sanitarios de seguridad pertinentes –y siempre que la evolución de la pandemia no obligue a modificar las fechas– todas ellas constituirán uno de los platos fuertes de la localidad para tentar al viajero con una sabrosa escapada en cualquier época del año. Este 2021 Roses está… ¡para comérsela!

 

     Si viajar es un placer, uno de sus mejores complementos a la hora de escoger destino es, sin duda, la gastronomía. Nada mejor después o a mitad de una intensa jornada de visitas o de actividades al aire libre que sentarse a la mesa para reposar, comentar las experiencias vividas… y degustar la cocina del lugar. Y Roses, localidad de referencia en la Costa Brava catalana, cautiva también por el paladar.

 

Su variada oferta de restauración, basada fundamentalmente en productos de proximidad –en especial los frutos del mar que llegan a su lonja, maridados con los vinos de la DO Empordà– y de temporada tiene el perfecto complemento en estas seis citas consensuadas por la concejalía de Promoción Económica y el sector de la restauración, representado por 22 restauradores. Este es el calendario gastronómico rosense para un 2021, respetando la evolución sanitaria.

 

1–Feria de la Rosa. Del 3 al 6 de junio. Incluirá dos campañas gastronómicas con una duración de 7 o 10 días, que se decidirá en función de la situación sanitaria del momento. Una es ‘1.000 Roses en Roses’, cuya particularidad es la de invitar al ‘Menú de la Rosa’ a mil mujeres que se llamen Rosa o sus derivados y compuestos (Rosalía, Rosario, María Rosa…). Y la otra, ‘Cócteles de Roses’, con combinados inspirados en el mundo de las rosas y creados especialmente para la ocasión por los locales participantes.

 

2–Ruta de las Tapas de Roses. Del 17 al 26 de septiembre. Oportunidad de probar casi un centenar de estas creaciones culinarias en miniatura maridadas con vinos de la DO Empordà, de la que Roses forma parte.

 

3–Feria de la Cerveza. Del 8 al 12 de octubre. Una excusa perfecta para una escapada a Roses en el Puente del Pilar, en la que degustar la cerveza artesana elaborada por varias empresas productoras. Esta feria se complementará con la propuesta ‘Menú maridado’.

    

     4–Campaña del ‘Suquet de Peix’. En octubre (fechas por concretar). En ella Roses pone en valor el plato estrella de su cocina: un antiguo guiso de pescadores que, con el tiempo, se ha convertido en un exquisito manjar enriqueciendo la materia prima con pescado de calidad en lugar de la morralla de antaño. Suelen participar en la misma una docena de restaurantes ofreciendo menús cuyo plato principal es el Suquet, con la personal versión de cada local.

 

5–Festivalet de Roses. Del 12 al 14 de noviembre. Un evento que combina música y gastronomía con las espectaculares puestas de sol otoñales de la localidad, sobre su majestuosa bahía, aprovechando la bonanza climática del llamado ‘Veranillo de San Martín’. Incluye el ‘Menú Festivalet’.

 

6–Campaña ‘Ven a tomar el vermut a Roses’. A finales de noviembre, como de las fiestas navideñas. Una campaña que consiste en invitar a un vermut a todas aquellas personas que realicen sus compras en Roses, apoyando el comercio local.

 

                                       Más información en: http://es.visit.roses.cat/

Este San Valentín enamora a los tuyos con Rioja Alavesa

El día de los enamorados está a la vuelta de la esquina, y en Visit Rioja Alavesa cuentan con todas las experiencias para que regalar este día se convierta en todo un momento mágico

Disfrutar del amor como nunca antes: así va a ser este San Valentín, después de un año en el que hemos aprendido a valorar todo aquello que antes nos resultaba tan cotidiano. Por ello, es momento de volver a emocionarse y disfrutar como nunca. Y nada mejor que hacerlo de la mano de la Ruta del Vino de Rioja Alavesa. Gracias a su portal Visit Rioja Alavesa, cualquiera puede regalar a su ser más especial un momento único, íntimo, con experiencias que llenan el alma y nos toca la fibra para que, además de disfrutar junto a nuestra pareja, podamos enamorarnos de un territorio donde la magia emana en cada esquina.

El invierno nos deja estampas de ensueño en Rioja Alavesa. La comarca se tiñe de blanco ante la llegada de las nevadas que cubren con su manto los mares de viñedos. Un espectáculo digno de observar que, al mismo tiempo, favorecen el renacer de las matas de cara a primavera. Un espectáculo de la naturaleza que, ahora, todo el mundo puede disfrutar gracias a Visit Rioja Alavesa.

Con San Valentín a la vuelta de la esquina, es momento de empezar a pensar en qué podemos regalar a esa persona tan especial. Después de años en los que la normalidad era la tónica general, nos hemos dado cuenta lo especial que supone un gesto de cariño. Cuando los abrazos están censurados y los besos son algo casi prohibido, es momento de volver a enamorarnos con fuerza, haciendo disfrutar a los que más queremos con algo único y mágico.

Es por ello que la Ruta del Vino de Rioja Alavesa, de la mano del portal web Visit Rioja Alavesa, cuenta con un gran número de planes para disfrutar junto a la persona que más quieres. Estos regalos no son algo material en sí mismos, sino que permiten guardarse en el corazón como una vivencia que será recordada de por vida. Por ello, tener en nuestra mano una experiencia gastronómica para dos, una escapada romántica o una visita a un calado medieval es ahora, incluso, más especial que antes.

Sorprende a quien más quieres con ‘Pasión por los orígenes’, donde se podrá disfrutar de una visita a una bodega museo, un paseo por el túnel de los sentidos y la cata de 4 vinos y un aceite. Deléitate con las ‘3 esencias de Rioja Alavesa’, con una visita guiada por 3 bodegas diferentes pasando por acero inoxidable, hormigón y piedra, la cata de 3 vinos Alútiz y un pequeño aperitivo. Expande tus sentidos con ‘Cata a ciegas’ o maravíllate con la visita privada de ‘Tú y los tuyos’, donde podrás descubrir, de una forma íntima, los secretos de las bodegas y las viñas centenarias, junto a degustaciones exclusivas. Y nada mejor para disfrutar en pareja que con ‘Relax y gastronomía’, una experiencia que incluye un circuito hidrotermal y una comida o cena.

Regalar Rioja Alavesa es regalar un sinfín de experiencias con las que vivir, sentir y disfrutar de un territorio donde la cultura del vino es una forma de ser. Y hacerlo en San Valentín, es un espectáculo en sí mismo. Hay a tu alcance más de 80 experiencias y planes diferentes que están pensado para cualquier época del año. No hay excusas. Este día de los enamorados, regala Rioja Alavesa y enamórate de una comarca mágica.

Puedes consultar todos los planes en www.visitriojaalavesa.com

Claudia Hernández: «El golf en España es un motor turístico que genera 13.000 millones de euros»

 

La Presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, entrevistada hoy viernes en ‘MIRADAS VIAJERAS TV’ (Negocios TV, Canal 125 de Movistar +)

 

¿Qué impacto tiene el turismo de golf en España? ¿Por qué somos el primer país del mundo en recepción de turistas de golf? ¿Cómo le ha afectado la pandemia al Sector? ¿Cuáles son sus retos? ¿Qué supone para el refuerzo de la Marca España? Todos estos, y otros temas, han sido analizados esta mañana por Claudia Hernández, Presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, en ‘Miradas Viajeras TV’. Entrevistada en el Champions Bar del Hotel Madrid Marriott Auditorium, Claudia ha respondido a las preguntas de Fernando Valmaseda. Más que un mero deporte, el golf es una industria turística que “crea empleo, bienestar y riqueza; más de 121.000 puestos de trabajo directos e indirectos y el 95% de ellos son fijos y a jornada completa”, afirma. Y añade convencida: “El golf tiene que ser la palanca de recuperación para el turismo español”

 

 

     Claudia Hernández, empresaria y técnica en actividades turísticas, lleva cerca de 30 años ligada al mundo del golf y, desde hace cuatro años, es la Presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf, creada a finales de 2015, en la que están integrados más de la mitad de los casi 400 campos que hay en España. “Nuestra Asociación es la patronal del golf. Luchamos por la defensa de los intereses empresariales del negocio; y no solo trabajamos para nuestros asociados, nuestra labor repercute en todos. Las federaciones trabajan en la promoción del deporte y nosotros en la parte empresarial”.

 

Según un estudio sobre el impacto económico del golf en España realizado por la propia Asociación, junto con la Federación España y el Instituto de Empresa (IE), “el golf en España es un motor turístico; una industria que genera cerca de 13.000 millones de euros de forma directa o indirecta. Además, somos el primer país del mundo en Turismo internacional de golf [por delante de EE.UU., primero a nivel de turismo local]. Cada año vienen a jugar a España 1,2 millones de turistas que generan esos grandes ingresos; pero con un matiz: 7 de cada 8 euros van a parar a otros sectores económicos distintos al nuestro. El golf reparte infinitamente más de lo que recibe”. Por eso considera que “hemos sido muy maltratados pese a que generamos riqueza y empleo. Según el citado estudio, más de 121.000 puestos de trabajo, directos e indirectos; y además, el 95% de los puestos de trabajo directos del golf son empleo de calidad, fijos y a jornada completa”. En este sentido, destaca la gran mejora en cuanto al nivel de los trabajadores: La profesionalidad es cada vez mayor como, por ejemplo, la de los ‘greenkeepers’; hace dos décadas eran jardineros, ahora son personal especializado en el cuidado de los campos. Pero hay que seguir apostando por la calidad porque cada vez tenemos más competencia en países cercanos como Portugal, Marruecos, Francia, Italia o Turquía”.

 

Claudia Hernández defiende que “el golf es un sector estratégico dentro del Turismo en nuestro país porque el turista de golf gasta más, pernocta más y es una actividad desestacionalizadora al jugarse durante todo el año. Somos complementarios al turismo de ‘sol y playa’ con lo que generamos empleo no solo en nuestros campos sino en el entorno. Antes los hoteles cerraban en cuanto terminaba la temporada veraniega; ahora, si tienen un campo de golf, se mantienen abiertos todo el año”.

 

Como el resto del sector turístico, el del golf se ha visto muy afectado por la pandemia. “Han sido meses frenéticos en los que no pensaba en el futuro sino en solucionar los problemas más inmediatos. Y hemos seguido trabajando porque el campo es un ser vivo y hay que cuidarlo día a día. Luego, cuando acabó el confinamiento domiciliario, abrieron todos los campos de golf de España, incluso con pérdidas, para dar un toque de confianza y demostrar que somos una actividad saludable, sin riesgo, sin contacto y podíamos empezar a tirar del carro del turismo. Queríamos lanzar un mensaje al mundo que podemos recibir turismo de forma segura y los campos de golf son un claro ejemplo”.

 

Claudia Hernández se siente orgullosa de que “durante estos cuatro años que llevo al frente hemos logrado formar una piña, trabajar unidos”, pero le duele que las medidas tomadas para combatir la pandemia no hayan sido las más adecuadas: “Han sido nefastas para el sector turístico en general y el nuestro en particular; por eso en estos meses nos hemos reunido con todas las administraciones e incluso con los cinco principales partidos políticos para que sepan la realidad del golf y que cuando se tomen medidas se acuerden de nosotros. En el resto del mundo el golf es solo deporte; en España es deporte y turismo, las dos cosas. Por eso no entiendo que al turista le cobren un 10% de IVA en un hotel y en el campo de golf un 21%. No pedimos una rebaja… sino que se corrija este error; el golf tiene un IVA que no le corresponde como sector turístico que es”.

 

Además del IVA, Claudia Hernández reclama otras medidas para su sector como “la bajada o supresión de impuestos para este año, moratorias en los ICOS, exenciones en las cuotas de la seguridad social… medidas que nos permitan salir adelante. Antes se trataba de aguantar, ahora de sobrevivir; con medidas para mantener a los trabajadores y otras para recuperar a los clientes, sobre todo a nivel sanitario. Es mucho más rentable hacer PCR´s a todos los turistas que entren en España que lo que estamos perdiendo en turismo. Se ha demostrado que el golf es un deporte saludable y distanciado. El problema es no haber dejado traer a los turistas extranjeros. Pero el golf tiene que ser la palanca de recuperación para el sector turístico español”. Y añade: “El 25% de los turistas que vienen a jugar a España tienen segunda residencia en nuestro país. Son 283.000 turistas de golf y eso genera una inversión inmobiliaria de 42.000 millones de euros anuales. Además son turistas que repiten, como mínimo tres veces al año, generando un gasto recurrente. Ahora, con el teletrabajo, esos resorts que tenemos con campos de golf van a atraer a ingleses y alemanes, que están locos por venir aquí a trabajar y pasar tiempo”.

 

Dada su importancia como subsector dentro del turismo español, Claudia Hernández considera que el golf puede ser un elemento unificador y representativo de la Marca España en el exterior. “Al margen de tener grandes profesionales [entre ellos Jon Rahm, que el pasado año llegó a ser número uno mundial] el turismo de golf es Marca España y sería muy fácil recuperar la confianza de los clientes porque tenemos un gran prestigio mundial. Los empresarios están tirando del carro la pega son los gobiernos, en España y en Europa; cada país es un desbarajuste. Sin embargo en nuestras empresas tenemos los protocolos bien definidos y no se contagia nadie”.

 

Uno de los retos que afronta la Asociación es convertir el golf en un deporte de masas, como ocurre en países como EE.UU o Reino Unido. “No es cierto que el golf sea un deporte exclusivo, depende de donde juegues o del material que adquieras. Puedes comprar el mejor equipo o el más económico; puedes jugar en Valderrama [en Sotogrande (Cádiz), el mejor de España] o en el Hércules de Galicia, por poner un ejemplo. El golf es asequible a la mayoría de bolsillos; hay gimnasios de moda que son más caros que un club de golf. Tenemos capacidad, infraestructuras y mucho margen aún de crecimiento, y eso es bueno. Si cuidamos este sector, por la importancia que tiene, podemos seguir creciendo pues aun no hemos llegado al límite”.

 

Otro reto es cuidar al turista de golf nacional que es quien salvó la pasada temporada. “Es importantísimo porque podemos llamar turistas a todos los jugadores porque les encanta moverse, ir a campos de otras zonas y hacer un poco de turismo en ellas. El turismo nacional de golf ha crecido en estos últimos meses porque es un deporte saludable y sin riesgo de contagios. ¿Reinventarnos? Llevamos 10 meses reinventándonos y creando protocolos especiales. Lo que nos sobra es espacio; en el cuarto de palos el cliente lo encuentra todo ordenado y bien separadas todas las bolsas. También es fundamental el tema de la digitalización que en los próximos años será uno de los puntos que nos hará crecer, junto al medioambiental”.

 

En cuanto a lo que le ha enseñado esta pandemia, Claudia Hernández afirma que “está siendo una experiencia insólita. El sufrimiento nos ha hecho menos duros, más compasivos y más humanos. Pero me rebela que se haya abandonado a muchos sectores económicos y también dejado un poco de lado a otras enfermedades que no son el COVID-19”. Y se muestra también crítica porque “a mí me encanta salir de las contrariedades creciendo y no lo estamos sabiendo hacer. Podíamos haber avanzado en nuestras empresas, en la administración, y no lo hemos hecho”.

 

 

Alhambra Palace, un hotel comprometido con las Artes Escénicas

 

Inaugurado hace 111 años, a lo largo de su centenaria historia este 5 estrellas granadino ha acogido los más variados eventos culturales y artísticos

 

¿Cine? ¿Teatro? ¿Sala de conciertos? Pues… sí, todo ello ha tenido cabida en este palacio de la hotelería que es mucho más que un simple hotel. De ello se da uno cuenta nada más cruzar el umbral de su puerta, sumergiéndose en una especie de cuento de las mil y una noches. O visitando su Salón Teatro, hoy día uno de sus espacios MICE más emblemáticos. A principios del siglo XX fue una de las dos únicas salas cinematográficas granadinas (junto al cine Lux Edén); y también el ‘teatrillo’ en el que Lorca recitó por vez primera su Cante Jondo, Andrés Segovia dio sus primeros recitales de guitarra, Margarita Xirgú fue homenajeada tras estrenar la obra ‘Mariana Pineda’, de la que recitó algunos fragmentos… Y en plena posguerra, cuando su comedor y parte del zaguán fueron el improvisado escenario en el que la mismísima Orquesta Filarmónica de Berlín ofreció un concierto. ¡Arriba el telón!

 

 

    

     Qué es la vida? Un frenesí, una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”, escribió Calderón de la Barca en el siglo XVII. Sin embargo, a veces los sueños sí se hacen realidad. Como el del emprendedor Julio Quesada-Cañaveral y Piédrola, Duque de San Pedro de Galatino, quien, viendo el potencial que iba a tener el Turismo, mandó construir en los albores del siglo XX un hotel palaciego que fuera el complemento perfecto a la Alhambra granadina. Y más aún, que se convirtiera en el epicentro de la vida social y artística de la capital nazarí, como así fue. Porque ‘todo es posible en Granada’, como rezaba el título del fime de Rafael Romero Marchent…

 

El Alhambra Palace dejó de ser un sueño para convertirse en una realidad aquel 1 de enero de 1910 en el que abrió oficialmente sus puertas de la mano del rey Alfonso XIII. Y desde entonces, sus habitaciones –108 en la actualidad– y salones se han visto complementados por una intensa actividad artística. Federico García Lorca, Manuel de Falla, Andrés Segovia, Margarita Xirgú… ilustres nombres que daban esplendor a ese sueño del Duque de San Pedro de Galatino, empeñado en que su hotel se asemejara a los fondaks musulmanes, que aunaban alojamiento con espectáculo. ¡Y lo logró!

 

También el flamenco, santo y seña de las raíces artísticas más genuinamente granadinas, convirtió al ‘teatrillo’ del Alhambra Palace en un segundo Sacromonte, por cuyo tablao de tronío pasaron La Gazpacha, María la Canastera, La Golondrina… y hasta una jovencísima Lola Flores.

 

Asimismo, el Festival Internacional de Música y Danza de Granada unió su historia a la del Alhambra Palace, y no solo alojando a la mayoría de grandes intérpretes del mundo entero. Primero fue la terraza panorámica del hotel, con Granada a sus pies, la que acogío prolongaciones de las veladas musicales. Y posteriormente el propio ‘teatrillo’, escogido como una de las sedes principales del Festival, dando acomodo entre los años 1995 y 2004 al ciclo musical vespertino ‘Café-concierto’. Y, más contemporáneamente, otros ciclos que han aunado el amor a la música, con el jazz, el flamenco y la clásica como grandes protagonistas. Músicas del mundo entero en un hotel internacional que es mucho más que un establecimiento donde pernoctar: un verdadero templo para las artes escénicas.

 

   Más información del hotel en su web: www.h-alhambrapalace.es